Giuseppe Rossi desbloqueó al Celta esta noche. Lo hizo merced a su olfato, a su voracidad innata. Hasta que el italoamericano batió a Diego López con una vaselina perfecta en el descuento, los de Berizzo apenas se posicionaron sobre el campo, desdibujados, arremetiendo a bandazos en busca de jugadas individuales. Pero hoy el Celta hizo algo que se le presupone a cualquier equipo que se bate en Europa. Hoy el Celta ganó a cualquier precio. Sisto remató la faena gritando de rabia. La rabia de volver a la vida.
Adrián Viéitez | Tinta Celeste

Espanyol 0-2 Celta

Espanyol: Diego López; Javi López, Duarte, David López, Víctor Sánchez; Javi Fuego, Diop, Marc Roca (Hernán Pérez, min.46); Reyes (Jurado, min.66), Gerard Moreno, Leo Baptistao (Caicedo, min.49).
Celta: Sergio; Roncaglia, Cabral, Sergi Gómez (Hugo Mallo, min.81), Jonny; Radoja, Marcelo Díaz (Pablo Hernández, min.74), Wass; Sisto, Bongonda (Rossi, min.69) e Iago Aspas.
Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (C.T. Navarro). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Marc Roca y Duarte y a los visitantes Roncaglia, Iago Aspas y Pablo Hernández.
Goles: 0-1, min.91, Rossi. 0-2, min.93: Sisto.
RCDE Stadium, 17.484 espectadores.

La victoria frente al Sporting de Gijón había distendido algo un ambiente cargadísimo en el entorno celeste tras cosechar un único punto en las cuatro primeras jornadas. Pese a todo, la visita a Cornellá, un feudo históricamente esquivo para los vigueses, no despertaba tampoco la confianza que acostumbra desprender el Celta de Berizzo. Lo cierto es que las sensaciones, pese a los tres puntos del miércoles, seguían sin ser buenas. Y el encuentro frente al Espanyol lo confirmó.

El Celta salió adormecido, del mismo modo que en todos los encuentros previos de esta temporada. Berizzo planteó un 4-2-3-1 de salida, con Wass en el enganche por delante de un doble pivote improvisado conformado por Marcelo Díaz y Nemanja Radoja, dando descanso al timonel Pablo Hernández. Atrás fue Hugo Mallo quien rotó, ubicándose Roncaglia, el comodín del cordobés, en el flanco derecho. Arriba no hubo experimentos. Sisto por la derecha, Bongonda hacia la izquierda y Aspas en punta. 

w_900x700_25212909_q3a9028_1
Sergi Gómez firmó un encuentro notable junto a Cabral en el centro de la zaga.

La primera mitad del encuentro fue una sinfonía de errores digna de un músico destartalado. El Celta funcionó relativamente bien en el cierre, concediendo un único resquicio a un escurridizo Gerard Moreno que fue capaz de repeler Sergio. Sergi Gómez y Cabral apenas sufrieron fisuras por el medio, beneficiados también por la escasez de ideas del Espanyol en la medular. El planteamiento de Quique Sánchez Flores, sin embargo, desarboló al Celta en el medio. Diop, Roca y Javi Fuego, tres pivotes de músculo, bloquearon la salida de balón de un invisible Marcelo Díaz e impidieron siquiera que Wass pivotase sobre sí mismo para conducir. Llegado el descanso, Cornellá registraba mucha lluvia. Mucha lluvia y poco fútbol.

La lectura resuelve el partido 

La segunda mitad comenzó igual de pantanosa que había terminado la primera. Flores dio entrada a Hernán Pérez en sustitución de Roca, un cambio que, lejos de desdibujar su rocoso planteamiento, hizo que las líneas se juntasen y las bandas se cerrasen mucho más. El Espanyol llegó incluso a perder mordiente, mientras el Celta seguía ensimismado, nervioso con la pelota y sin absoluta idea de qué hacer, con Iago Aspas rompiéndose los codos contra los dos centrales blanquiazules en un esfuerzo descomunal carente de su debida recompensa.

Berizzo remontó la situación aprendiendo de sus errores. El argentino, habitualmente criticado por su debilidad a la hora de leer los partidos, supo darle al equipo la frescura que necesitaba al realizar los cambios. El argentino retiró a un inocuo Théo Bongonda e introdujo en el césped al italiano Giuseppe Rossi, un futbolista con la chispa necesaria para resolver encuentros plagados de inoperancia y frustración. Asimismo, dio entrada a Pablo Hernández en lugar de Marcelo Díaz. La entrada del Tucu renovó el dibujo del medio campo y liberó a Wass de la pesada losa de la conducción. 

Ambas vías eran válidas en la búsqueda de un gol que no dejaba de ser el objetivo de un equipo hambriento pero incapaz de cazar a su presa. En ese momento, con el cuarto árbitro alzando ya el cartelillo del descuento, Gustavo Cabral envió una pelota larga desde campo propio que sobrevoló el campo con una precisión milimétrica. La pelota, botando de modo pausado, tuvo a bien caer en los pies de Rossi, quien observó la salida de Diego López y la golpeó suavemente, casi acariciándola, facturándola en un nuevo vuelo, como si el Celta estuviese haciendo una pared con el cielo de Cornellá. Su caída en parábola fue perfecta, diseñada por ese tipo de delanteros que no fallan cuando deciden matar

w_900x700_25223835_q3a9156_1
Pione Sisto comienza a crecer dentro del equipo.

El Celta volvió a la vida en ese momento, revisándose a sí mismo y viviendo una transición vertiginosa del blanco y negro al color, experimentando su caída y renovado ascenso en cuestión de milésimas. Con la maquinaria funcionando, todavía hubo tiempo para que Pione Sisto, desacertado aunque participativo durante el encuentro, recogiese una pelota en su propia área y la condujese prácticamente hacia la meta rival, anotando un gol de esos que dejan impronta, de los que sirven como carta de presentación.

Precisamente, fue un domingo de presentaciones en Cornellá. La primera, la de Giuseppe Rossi, que mostró el perfil de su colmillo, tan aterrador como el equipo esperaba. La segunda, la del propio Sisto, que empieza a carburar y a fundamentar su precio y el revuelo generado en torno a él. Pero la gran presentación de la noche fue la del Celta, la de un equipo que todavía tuvo que esperar 90 minutos más para aparecer en escena. Un equipo que gritó de rabia bajo la lluvia como en las noches más grandes. Como en las noches que nunca se olvidan.

Anuncios

One response to “Desatasco a la italiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s