En las vueltas de más de diez días, la Unión Ciclista Internacional impone una jornada de descanso obligatoria, que no puede establecerse antes del quinto día. En las grandes vueltas, las de tres semanas, debe haber dos. Los corredores aprovechan estos días para descansar, pero siempre soltando piernas unos cuantos kilómetros sobre la bici, porque el reposo absoluto suele ser contraproducente. Especialmente antes de la alta montaña. En la Liga española los parones los marca el calendario internacional, y ayudan a descansar tras la acumulación de partidos. Pero al Celta el reposo le ha sentado mal. Especialmente, antes de una semana con puertos de categoría.
Miguel Gallego | TintaCeleste

El Celta de esta temporada roza la paradoja. Tras un inicio de Liga complicado por el calendario y el mal juego, fue capaz de enderezar su rumbo cuando llegó el maratón de partidos cada tres días, ganando encuentros en el descuento, aunque sin dar un puñetazo en la mesa. Cuando la sobrecarga de minutos se hacía casi insoportable, el equipo ofreció los mejores minutos del campeonato ante el Barcelona, llegando al merecido descanso muy vivo en Europa y con tres victorias consecutivas en Liga. Una situación casi idílica tras el difícil comienzo. El parón contribuyó a asentar la idea de que el bache estaba definitivamente superado. Pero no era cierto.

La etapa reina

Tras haberse enfrentado a los tres grandes en las siete primeras jornadas, la sensación de que lo peor había pasado era inevitable. Pero la semana en que se encuentra inmerso el cuadro celeste no tiene nada que envidiar a las anteriores por su exigencia. Y se iniciaba contra un equipo similar al vigués sobre el papel en cuanto a aspiraciones, un Villarreal que le ganó la partida al Celta la temporada pasada, aunque acabó con el mismo premio, la Europa League. Pero un equipo que este curso aun no ha perdido, y que demostró estar varios peldaños por encima de los vigueses, con un demarraje inicial que reventó a un rival excesivamente relajado.

Tras haberse enfrentado a los tres grandes en las siete primeras jornadas, la sensación de que lo peor había pasado era inevitable

Parece un hecho que al Celta no le sentó bien el parón liguero, que llegó justo en su mejor momento de resultados, con la moral por las nubes tras la trabajada victoria ante el Barcelona y con su plantilla en plena forma, con los minutos bien repartidos entre unos futbolistas cansados pero felices. El partido de El Madrigal cogió a los olívicos a pie cambiado, en un escenario en el que se habían acostumbrado a triunfar. Un par de goles fruto de la relajación defensiva, y el difícil calendario que se les viene encima hicieron el resto. A partir del cuarto de hora de juego, el Celta parecía más centrado en cubrir el expediente y esperar los partidos contra el Ajax y el Deportivo que en intentar revertir la situación.

El virus FIFA

No se puede negar, en todo caso, que el club está sufriendo en sus carnes el virus FIFA, esa extraña e incurable enfermedad que aqueja a aquellos equipos de la zona media que quieren instalarse entre la aristocracia peinando el mercado en busca de buenos futbolistas. Al Celta le están saliendo bien sus esfuerzos, que como precio traen una cascada de convocatorias internacionales de las que sus futbolistas vuelven cansados o, directamente, lesionados. Tal fue el caso en esta ocasión de John Guidetti, el Tucu Hernández y Marcelo Díaz. La importancia de los dos últimos es capital para el centro del campo vigués, y sus ausencias combinadas obligaron a Berizzo a cambiar incluso de sistema, abrazando el 1-4-2-3-1 que no acaba de dar sus frutos este año.

El virus FIFA, esa cascada de convocatorias internacionales de las que los futbolistas vuelven cansados o, directamente, lesionados

Se vendía el retorno de Orellana como cura a las dolencias del Tucu, pero estamos hablando de dos futbolistas muy diferentes. Con el agravante, además, de que Orellana es un jugador que necesita ritmo, y no suele ser tras el descanso cuando lo exhibe. Necesita partidos y, en esta semana de alta montaña, no hay tiempo para integrarlo. En Villarreal se le echó de menos en ataque y en defensa, donde el Tucu ofrece buena parte de sus prestaciones.

Poco que salvar

Al encuentro de El Madrigal le sobró más de una hora desde el punto de vista céltico, aunque tampoco el Villarreal, que afronta un complicado viaje esta semana, se quiso meter en más líos en cuanto vio segura la victoria. En todo caso, el equipo de Berizzo no aguanta ningún análisis en profundidad. Volvió la inseguridad defensiva, empezando por un Sergio que se desploma al primer contratiempo, curiosamente en la temporada en que lo ha jugado todo y debería estar más confiado, y siguiendo por una zaga que, cuando el rival ataca a campo abierto, exhibe todos los huecos imaginables y desespera por su lentitud. Volvió la desconexión entre líneas, con un centro del campo que, con Radoja y Wass, acabó descosiendo al equipo. Y volvió la falta de gol, que se puede extender a una falta de peligro total, con los delanteros haciendo la guerra por su cuenta.

El Celta no aguanta ningún análisis en profundidad del partido de Villarreal

Incluso en los cambios de Berizzo se dejó notar que la batalla estaba perdida y que había que reservar y proteger algunas piezas para lo que viene. El técnico no esperó a la hora de juego, como acostumbra, y libró de la tortura a Sisto, Aspas y Wass, llamados a ser jugadores clave en el tramo de temporada que comienza. Es de suponer que el técnico haga rotaciones el jueves ante el Ajax, y más teniendo en cuenta que su segunda unidad ha rendido hasta el momento en Europa. El equipo que afronte o noso derbi debería ser muy parecido al de El Madrigal, si acaso con la vuelta del Tucu Hernández que el Celta necesita como el comer. Y tendrá mucho ganado si evita esa desconexión inicial que costó la derrota en Villarreal. La exigente semana en la que se encuentran inmersos los olívicos dejará claro si solo ha sido una pájara, o este Celta tiene problemas estructurales serios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s