El Ajax es un gigante del fútbol europeo. Un transatlántico con más de cien años de historia y con unos orígenes relacionados con la enorme comunidad judía que vivía en Ámsterdam a principios del siglo XX. Con aquellos comienzos diluidos por el paso de los tiempos, la identidad semita del club se ha mantenido casi hasta la actualidad más por rivalidades entre hinchadas que por una realidad de una mayoría clara de seguidores que profesen el judaísmo. Pero en la década de los 20, Eddy Hamel fue el primer judío que vistió la camiseta blanca con la franja roja. Lo hizo durante ocho años como jugador del primer equipo  y unos cuantos más después como veterano. Lo hizo hasta que los nazis invadieron Holanda y se lo llevaron a Auschwitz, en donde murió en una de las cámaras de gas del campo de concentración que exterminó a más de un millón de judíos.
Borja Refojos | Tinta Celeste

El Ajax es conocido a nivel mundial por muchas cosas: es el equipo más importante de Holanda, es un gigante continental, campeón de Europa en hasta cuatro ocasiones, su escuela es admirada y reconocida por cualquier aficionado –Rinus Michels ideó el fútbol total sentado en el banquillo ajacied- y de su cantera salieron jugadores de talla mundial, algunos como Cruyff y Van Basten inscritos con letras de oro en la historia del fútbol. Pero el Ajax también es conocido –al menos en los Países Bajos- como de Joden, que literalmente significa ‘judíos’, el equipo de los judíos.

ajax
A principios de siglo era usual ver símbolos judíos en el Amsterdam Arena. (Foto: UEFA).

A finales del siglo XX y principios del XXI era usual encontrar en la grada del Amsterdam Arena todo tipo de simbología judía, incluidas banderas de Israel. Estos distintivos no respondían a una identidad religiosa real, al menos no en la actualidad, sino a una respuesta a cánticos antisemitas de las aficiones rivales, especialmente la del Feyenoord. En los últimos años, la directiva ha expresado en varias ocasiones su deseo de desterrar del estadio los símbolos religiosos y desmarcarse de una identificación clara con la fe de Israel.

Mucho antes de todo esto, el 18 de marzo de 1900, nacía el Ajax sin mayor pretensión que ser un emblema deportivo de Ámsterdam. Poco a poco y como cualquier entidad recién fundada fue llegando a todos los rincones, incluido el barrio judío, que albergaba en torno a 150.000 personas devotas de la religión de la Torá. Con diferencia, la comunidad más grande de toda Holanda.

Eddy Hamel fue el primer jugador judío de la historia del Ajax

El equipo ajacied demostró cierta filiación con esta fe en sus inicios, con varios festejos de títulos en un teatro hebreo propiedad de Abraham Tuschinski y con la revista del club dirigida por el periodista judío Leo Laurer. A pesar de todo, el equipo de la franja conformó una hinchada heterogénea, con aficionados de toda clase y condición, que representaban a la perfección a la ciudad de Ámsterdam, cuyo respeto por lo diferente viene desde su nacimiento: la ciudad holandesa era conocida en Europa por su libertad religiosa y una enorme comunidad judía sefardí arribó en el siglo XVI tras ser desterrados de España por los Reyes Católicos y tras un fugaz paso por Portugal. Los descendientes de esa comunidad tomaron el Ajax como algo muy suyo a principios de siglo.

El judío americano

Eddy Hamel nació en Nueva York en 1902. Aunque nadie lo ha podido demostrar, se especula que era hijo de holandeses que, como tantos otros europeos, viajaron al Nuevo Mundo a probar fortuna a finales del siglo XIX. No está claro que esto fuera así, ni que tuvieran que volverse a Holanda tras fracasar en la aventura americana, pero lo único cierto es que el joven Eddy viajó a los Países Bajos siendo todavía un crío. Y286px-eddy_hamela en Ámsterdam, el chico descubrió el fútbol y se enganchó hasta el punto de jugar todos los días. Hamel vivió en primera persona la efervescencia del Ajax en el barrio judío y mucho antes de entrar en el equipo ya era un aficionado más.

El neoyorquino jugó su primer partido con de Godenzonen en 1922. Fue el primero de los 125 en los que defendió la camiseta blanca con la franja roja hasta 1930. Ocho años en los que no ganó ningún título nacional –solo regionales- pero en los que disfrutó del deporte que amaba y en los que inscribió su nombre en la grandiosa historia del club: Eddy Hamel fue el primer judío en jugar en el Ajax, antes de otros como Johnny Roeg, Bernie Muller o el también exjugador del Celta Daniel De Ridder. Su habilidad con la pelota y sus diabluras por la banda fueron contadas por Han Hollander, el primer narrador de fútbol de la radio holandesa. Como Eddy, judío. Como Eddy, un pionero en lo suyo. Como Eddy, con un fatal destino.

Holocausto

Las tropas de Hitler invadieron Holanda en 1940. Una masacre en Rotterdam propició la rendición del país cinco días después. Fue el principio de infierno que también los holandeses vivieron en la Segunda Guerra Mundial. Ámsterdam quedó gobernada por los nazis que se dedicaron a capturar judíos. Tras años de supervivencia, Hamel, que hasta aquel momento seguía jugando en el Ajax de veteranos y hacía sus pinitos como entrenador, fue detenido y en enero de 1943 viajó en uno de los trenes de la muerte hacia el campo de concentración de Auschwitz. Allí, en el mayor centro de exterminio nazi, Hamel fue ejecutado junto a cientos de compañeros en una de sus cámaras de gas en abril. Tenía 40 años. También en Auschwitz perdió la vida Tuschinsky y también en Polonia, en el campo de exterminio de Sobibor, fue asesinado por los nazis Han Hollander.

Los tres –junto a miles de personas- persisten en la memoria de la sociedad holandesa, que cada 4 de mayo se paraliza completamente a las ocho de la tarde para guardar dos minutos de silencio. El barrio judío de Ámsterdam desapareció como tal tras la Guerra. Más de cien mil de sus habitantes fueron deportados o exterminados. Los que volvieron y sus descendientes ya no viven allí o al menos no lo hacen como comunidad. Están mezclados a lo largo y ancho de la ciudad con una población multicultural que ha hecho de la tolerancia una de sus señas de identidad y que lucha para que el respeto a lo diferente y la integración se mantengan vivos, tanto en Ámsterdam como en el Ajax que Eddy Hamel amó y ayudó a construir pero que unos asesinos le privaron de ver crecer por el simple hecho de ser judío.

Anuncios

One response to “Eddy Hamel, la estrella de David y el Ajax

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s