Desde hace años, el Celta es un equipo enfocado hacia el gol. Su filosofía y su propio modo de vida se resumen en eso, la búsqueda del gol. Berizzo acumula futbolistas de corte ofensivo sin miedo a que el rival pueda le pueda hacer daño al menor descuido. Y, cuando se encuentra con un rival como el Ajax, que también juega con la portería rival entre ceja y ceja, la posibilidad de que los goles caigan con facilidad se multiplican, a pesar de que el partido no destaque por un gran número de ocasiones claras. Podrá dar mejores o peores frutos, pero no cabe duda de que la propuesta engancha.
Miguel Gallego | Tinta celeste

Llegaba a Vigo el Ajax, un equipo joven, con una enorme tradición de juego caracterizada por el gusto por la pelota. ¿Les suena? Desde luego, la cita prometía, aderezada además por la buena situación clasificatoria de dos equipos que se jugaban el liderato del grupo, a pesar de que ambos nadaban y guardaban la ropa pensando en sus respectivos clásicos de este fin de semana.

La unidad europea

O noso derbi no se puede tomar como excusa. Berizzo ha apostado por las rotaciones desde el inicio de la temporada, en una apuesta arriesgada pero que le está funcionando. Solo hay que ver que, a pesar de que utilizó a futbolistas con pocos minutos como Fontàs, Planas, Lemos, Señé o Guidetti, el cansando acabó haciendo mella en los últimos minutos, dando idea de lo que pasaría si utilizase su once tipo en todas la citas importantes que está afrontando.

Berizzo ha conseguido su objetivo, que no es otro que tener a toda su plantilla enchufada

Además, es indudable que el técnico ha conseguido su objetivo, que no es otro que tener a toda su plantilla enchufada. Con la extraña excepción de Naranjo, que ha desaparecido de las rotaciones y que ni siquiera fue convocado, el resto de sus futbolistas se sienten importantes. Se sienten titulares y lo demuestran en el campo, compitiendo con garantías ante un gigante europeo como el Ajax, por lo menos si nos atenemos a su historia. Ese es un logro de incalculable valor para una plantilla como la del Celta en una temporada tan exigente.

Las contras letales

El Celta sale al ataque, busca al rival en su campo e intenta dominarlo por todos los medios. Sin embargo, cuando pierde el balón y tiene que defender un contraataque sufre muchísimo. Ya se ha comentado muchas veces en estas líneas. A su defensa (incluyendo a los mediocentros) le cuesta mucho colocarse y cerrar los huecos que, en ocasiones, se convierten en verdaderas autopistas. El Ajax consiguió coger al equipo vigués a la contra y otras tantas veces se puso por delante. Es un peaje muy alto, que a punto estuvo de costar los tres puntos, pero Berizzo está dispuesto a pagarlo. Prueba de ello es que cambian las piezas (la defensa era nueva para recibir a los holandeses) y el problema sigue apareciendo. Es un mal endémico que tiene el equipo, pero la buena noticia es que ha aprendido a convivir con él. Y de esta forma fue capaz de levantarse por dos veces y mantenerse en el partido.

Efectividad total

Una temporada es muy larga y en ella hay tiempo para todo, especialmente cuando hay que afrontar partidos cada tres días. Por eso es normal que las rachas se interrumpan constantemente, dando lugar a otras. Esto es lo que le ha pasado al Celta con el gol. Al principio de la temporada los vigueses no eran capaces de generarlo. Cierto es que les tocó enfrentarse a los grandes y eso, claro, siempre influye. Pero ahora parece tocado por una varita mágica.

Sin generar un gran torrente de juego ni cantidad de ocasiones claras, el Celta es capaz de marcar

Lo cierto es que, sin generar un gran torrente de juego ni cantidad de ocasiones claras, el Celta es capaz de marcar. Sucedió ante el Barcelona, y sucedió también contra el Ajax. El partido de Villarreal no se puede tomar como ejemplo porque se rompió nada más empezar. El equipo holandés se adelantó por dos veces, y en otras tantas ocasiones los vigueses consiguieron empatar. La primera vez incluso lo hicieron a balón parado, lo cual no deja de ser sorprendente, en un remate genial de Fontàs. La segunda, con un latigazo de Orellana que constituye una gran noticia en sí mismo. Después de su lesión, al chileno le estaba costando mucho recuperar su máximo nivel, y los minutos que disputó contra el Ajax, aderezados con ese gran gol, le deben servir para acelerar el proceso de cara a o noso derbi. Seguramente en A Coruña estaban tomando buena nota de esos desajustes defensivos del Celta que, por otra parte, conocen de primera mano. Sin embargo, también habrán apuntado en letras bien grandes el peligro que, a día de hoy, tiene su eterno rival en la parcela ofensiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s