Nunca fue un crack. Sus dotes técnicas no eran extraordinarias y, por supuesto, su juego aéreo brillaba por su ausencia. Pero los goles, el carácter y el trabajo de Paco Salillas se recuerdan en todos y cada uno de los equipos por los que pasó. También en el Real Club Celta, en el que dejó, además de un inconfundible poso de buena gente, un inolvidable ascenso.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

La vida futbolística de Francisco Javier García Ruiz comenzó en su tierra. Su apodo, Salillas, hace referencia a Salillas de Jalón, el pueblo de donde procedían sus abuelos. Nacido en la localidad zaragozana de Alagón, tras pasar por varios equipos aragoneses llegó al filial del Real Zaragoza, en cuyo primer equipo debutó en 1988. Su bautismo de fuego se produjo con 21 años de la mano de Radomir Antić en un choque frente a la Real Sociedad de los Arconada, Górriz, Larrañaga, Loren o Zamora. Al lado de Salillas se encontraban futbolistas de la talla de Chilavert, Vizcaíno, Villarroya, Juan Señor o el Paquete Higuera. Mucho han cambiado las cosas en la capital maña desde entonces. A lo largo de aquel curso Salillas tan solo pudo conseguir dos tantos en liga, uno de ellos en La Romareda frente al Celta de José Manuel Díaz Novoa.

Durante el curso siguiente superó los 1.600 minutos en liga y participó en cuatro encuentros que el equipo blanquillo disputó en la Copa de la UEFA. Salillas, beneficiándose de los problemas físicos de los Higuera, Pardeza o Sirakov, convirtió cuatro tantos a lo largo del curso. Uno de ellos también fue a parar a las redes del Celta, esta vez en Balaídos en un choque que terminó con empate a dos tantos. Peor le iría al año siguiente, cuando ni Ildo Maneiro ni Víctor Fernández le dieron mucha ‘bola’ y se vio obligado a buscar una salida. El delantero aragonés salió especialmente dolido con Víctor, de quien no le gustó su trato personal con él ni con otros canteranos.

salillas3_4
Salillas, en un amistoso con el Zaragoza en la temporada 1988/89 (Foto: cfepila.com)

Nueva delantera

Entonces surgió la posibilidad de fichar por el Celta. La apuesta suponía asegurar minutos pero contaba con el riesgo de que el equipo no lograse ascender. Para los de Vigo urgía encontrar al menos dos delanteros que pudiesen corregir la inoperancia mostrada durante la campaña anterior por los Mosquera, Moska, Vicente Celeiro, Salvador Mejías o Mario Moraes. Y en esto llegó Paco Salillas, con su 1,66 de estatura. Su perfil guerrero, trabajador y también goleador encajaba a la perfección con la corpulencia y el instinto asesino de Vlado Gudelj. La ‘hormiga atómica’ que necesitaba a su lado el bosnio había llegado. La victoria por 3-0 que los de celeste lograron en la primera jornada de liga sobre el Lleida sentó unas bases que se iban a revelar como fundamentales a lo largo del curso. Gudelj y Salillas, Salillas y Gudelj marcaron aquel día y mostraron que su compenetración podía llevar al equipo a Primera. 

Con el Levante consiguió un ascenso a Segunda División A y un trofeo Pichichi en la categoría de plata

Es cierto que la temporada 1991/92 se recuerda en Vigo de un modo un tanto idílico. Tras los vaivenes vividos en las dos décadas anteriores, el ascenso logrado finalmente en mayo de 1992 constituyó el punto de partida para 12 maravillosas campañas entre los grandes. Pero no es menos cierto que, pese al excelente inicio de temporada, las dudas también aparecieron por el camino. El 1 de febrero de 1992 el Celta rendía visita a la UD Las Palmas en una situación buena —si se habla en términos clasificatorios— pero de claro atasco mental y futbolístico. A lo largo de las diez jornadas anteriores los de celeste tan solo habían sido capaces de lograr una victoria y seis empates. A pesar de la mala racha, el equipo asomaba en la tercera posición de la tabla, a tan solo dos puntos del Figueres —líder por entonces—. Evidentemente, para aspirar al ascenso se debía retomar de inmediato el camino de la victoria, a por la cual llegaron los de Txetxu Rojo al Estadio Insular. Los canarios, situados en la parte baja de la tabla, luchaban por escapar de los puestos peligrosos y necesitaban los puntos como el comer.

salillas2_salillas-maradona
Salillas disputa un balón a Maradona en la temporada 1992/93 (Foto: yojugueenelcelta.com)

Impulso en Gran Canaria

En una noche con viento fresco, ni Las Palmas ni Celta arrancaron bien el partido. El técnico celeste situó un 3-5-2 un tanto extraño, con Patxi Villanueva bajo palos y Otero y Jurić como escuderos de Juan Carlos Mandiá. En el centro del campo Fabiano y Vicente trataban de llevar la manija, con Damián, Mosquera y el Flaco Gil por detrás de Paco Salillas y Vlado Gudelj. La apuesta no terminó de funcionar en la primera mitad, en la que los dos equipos se perdieron en un fútbol insulso que no generó oportunidades claras de gol. Aun con todo, una jugada aislada iba a permitir que los visitantes se adelantasen en el marcador. Fue tras una falta en la frontal del área canaria, ideal para que la ejecutase un zurdo. Ante la sorpresa general, Paco Salillas golpeó la bola magistralmente y, tras salvar la barrera rival, la colocó pegada al palo izquierdo de Belza, arquero amarillo. Fue un gran gol que confirmaba la polivalencia del atacante aragonés y situaba en ventaja a los de Rojo.

El inicio de la segunda mitad supuso el período de mayor agobio para los de Vigo. La UD Las Palmas salió muy agresiva y generó varias oportunidades de gol. Así, un cabezazo de Óscar y un disparo al palo de Rafa pudieron poner las tablas en el marcador. Pero sería finalmente en el minuto 58 cuando Rafa iba a conseguir empatar el choque. El Insular se animaba pero el Celta demostró entonces sus hechuras. El de siempre, Vlado Gudelj, cabeceaba a la red en el minuto 78 un centro desde la derecha tras una salida precipitada de un Belza que dejó su puerta indefensa. Acto seguido llegaba la expulsión del zaguero local Julio, lo que iba a bloquear la esperada reacción de su equipo. Nada sucedió en los últimos minutos del choque y los de Txetxu Rojo se llevaron dos puntos de mucho más valor anímico que numérico.

salillas5_37084661
Un once de la temporada 1992/93 (Foto: todocoleccion.net)

Aquella victoria sirvió de impulso para encarar una recta final en la que se ganaron 12 de los últimos 17 encuentros. Los de celeste se proclamaron campeones de la División de Plata y ascendieron dos jornadas antes del final de temporada. La UD Las Palmas, en un espectacular desplome, perdió 12 de esos últimos 17 choques y terminó como colista destacado

Suplente en liga, complemento en copa

Paco Salillas completó una gran campaña y tan solo se perdió dos encuentros en la competición liguera. Además del gol marcado en el Estadio Insular logró otros siete que supusieron un excelente complemento a los 27 que anotó Vlado Gudelj. De la mano de Txetxu Rojo el Celta coronaba su brillante campaña con un merecidísimo ascenso a Primera.

Ya en la División de Honor el rol de Paco Salillas giró sensiblemente hacia la suplencia. Su importancia en el equipo disminuyó, si bien todavía fue capaz de superar los 1.200 minutos en liga durante el ejercicio 1992/93. Los tres tantos que convirtió en aquel curso pueden parecer poca cosa pero hay que tener en cuenta que a aquel Celta le costaba horrores ver puerta. Vlado Gudelj, con siete goles, fue el máximo anotador de un equipo que tan solo consiguió 24 tantos en toda la temporada. Bastante menos iba a participar durante la campaña 1993/94, en la que no logró marcar en liga y ni siquiera pudo alcanzar los 500 minutos de juego. En la Copa del Rey, sin acaparar un excesivo protagonismo, sí se recuerda su gol nada más iniciarse el encuentro de vuelta de los cuartos de final frente al Oviedo. Aquel tanto permitía igualar una eliminatoria que los de Vigo se iban a llevar finalmente por un global de 5-1. También tuvo una gran importancia la diana que convirtió en semifinales ante el Tenerife en Balaídos para colocar un 3-0 que resultó infranqueable para los chicharreros en el partido de vuelta.

salillas4_formacion
Paco Salillas, durante su etapa en el Villarreal (Foto: submarinoamarillo.net)

Goles y ascensos

Con 28 años el de Alagón abandonaba Vigo y buscaba nuevos horizontes. En Lleida fue titular indiscutible durante dos campañas en las que convirtió un total de 33 goles. Magnífica resultó su primera temporada, en la que marcó dos tantos en la fallida promoción de ascenso ante el Sporting. También destacó en Villarreal, con 17 tantos fundamentales en el ascenso de los levantinos a Primera en 1998. Con 32 años Salillas dejaba la élite y se iba al Levante, que en aquel momento se encontraba en Segunda B. Allí se mantuvo durante tres campañas, las que el bravo delantero maño recuerda con más cariño en toda su carrera. Con el Levante consiguió un ascenso a Segunda División A y un trofeo Pichichi en la categoría de plata, fruto de anotar 20 tantos en el curso 1999/00. En el Castellón de José Luis Oltra jugó hasta el año 2003 y rozó un nuevo ascenso a Segunda. Equipos modestos como Alagón, Figueruelas o Remolinos le vieron jugar en los siguientes años hasta su retirada definitiva, con la cuarentena superada.

Su perfil guerrero, trabajador y también goleador encajaba a la perfección con la corpulencia y el instinto asesino de Vlado Gudelj

En la actualidad Paco Salillas reside en su Alagón natal, es propietario de unas pistas de pádel y de una empresa de cubitos de hielo, sin vinculación alguna con el mundo del fútbol. Se dedica a su pueblo, su familia y sus caballos, lejos del ruido y del negocio del balompié. Pero en todas las ciudades que le han visto pasar se le recuerda por su carácter honesto y luchador y por la entrega infinita hacia el club para el que trabajaba en ese momento. Así sucede en Vigo, donde jamás se olvidarán su perfil de hormiga atómica ni sus goles, sobre todo aquellos que llevaron al Celta a Primera y a toda una final de copa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s