El Eibar se ha cimentado a sí mismo, desde su sorprendente ascenso a la élite del fútbol español hace tres temporadas, convirtiéndose en un equipo profundamente sólido, difícil de batir y competitivo hasta la médula. Al igual que ocurrió en sus dos primeras temporadas en Primera División, su arranque de campeonato ha sido eminentemente positivo. El equipo de José Luis Mendilíbar transita con calma la mitad de la tabla, y parece, al fin, haberse desquitado de su etiqueta de comparsa para evidenciar en cada partido que su presencia en la máxima categoría está más que justificada.
Adrián Viéitez | Tinta Celeste

El Eibar de José Luis Mendilíbar ha tomado, en esta temporada 2016/17, el cariz de un equipo perfectamente conformado, compacto y con una filosofía futbolística plenamente desarrollada. Lejos queda aquel equipo dirigido por Garitano y comandado por futbolistas como Mikel Arruabarrena, para el cual cada victoria suponía un acto heroico difícil de igualar. Ahora ya a nadie le sorprende que el Eibar gane. Ni tampoco que gane bien.

En Ipurúa el año ha vuelto a comenzar a todo trapo. El equipo se ha colocado rápido en las posiciones cómodas de la tabla clasificatoria, aquellas para las que está, por primera vez en su historia, diseñado. Después de que el año pasado su salvación se sustentase principalmente en su magnífica primera vuelta y en la explosión desorbitada de su punta Borja Bastón -que se ha marchado a Gales para vestir la elástica del Swansea en la Premier-, este año el conjunto armero busca fundamentar su continuidad en la fortaleza del conjunto.

La plantilla: refuerzos capitales

Para poder materializar la idea de fútbol de Mendilíbar, basada en salidas rápidas pero combinativas, con buen trato de balón y generando fútbol y ocasiones por diversos flancos del terreno de juego, la dirección deportiva del Eibar ha tenido que hacer un digno esfuerzo este verano. La salida de Bastón no reportó al equipo mayores beneficios que los goles que dejó en el tintero, ya que todos los millones que pagó el Swansea -18, para ser exactos- acabaron en las arcas del Atlético de Madrid, el equipo que nunca acabó por darle una oportunidad.

w_900x700_3013573370
Pedro León y Fran Rico han reforzado la columna vertebral armera.

Sin embargo, la entidad gipuzcoana ha logrado reponerse con bastante dignidad de su baja y de la de Keko Gontán. La incorporación estrella de los eibarreses ha sido la de Pedro León, quien abandonó el barco del Getafe tras el descenso azulón. El exjugador del Real Madrid está respondiendo con galones, goles y fútbol en sus primeros meses como futbolista armero, del mismo modo que lo está haciendo Fran Rico, otro de los jugadores clave incorporados en el mercado estival.

Además del mediapunta murciano, este verano el Eibar reforzó su línea de ataque con Bebé, ex del Rayo, y Rubén Peña, uno de los artífices del ascenso del Leganés la pasada campaña. Otra línea apuntalada en verano fue la defensa, reforzada con las incorporaciones de los centrales Alejandro Gálvez -otro viejo conocido de la afición vallecana- y Florian Lejeune. Por lo demás, el bloque permanece intacto, algo siempre positivo para proporcionar continuidad a un proyecto.

La pizarra: fuerza y unidad

La seriedad táctica es uno de los signos identificativos de José Luis Mendilíbar, un entrenador que ha sido capaz de otorgar a todos sus equipos un alto nivel competitivo y el empaque suficiente para lograr atravesar competiciones de larga duración con plantillas cortas y enfrentándose a clubes de mucha mayor entidad tanto económica como futbolística.

w_900x700_171858022
Sergi Enrich ha recibido la responsabilidad goleadora de Borja Bastón.

De momento, la fórmula defensiva funciona, ya que Asier Riesgo apenas ha encajado 15 goles en los primeros 11 envites del club, una cifra nada negativa para un equipo de las características del Eibar. Lejeune ha terminado por ganar la partida a Gálvez en el duelo entre dos recién incorporados a la disciplina armera, y se ha convertido por méritos propios en el compañero de zaga del indiscutible Iván Ramis, también en detrimento de Mauro dos Santos, quien la pasada campaña fuera titular junto al mallorquín.

Por delante, el doble pivote conformado por Fran Rico y el capitán Dani García se ha consolidado, apartando del once a futbolistas importantes a la llegada de Mendilíbar como Adrián González y Gonzalo Escalante. El 4-4-2 dispuesto por el técnico vizcaíno se completa con dos bandas abiertas, usualmente cubiertas por Inui y Pedro León, con el arma de doble filo de Bebé en la recámara. Arriba, Kike se ha convertido en el reemplazo de Bastón, aunque en realidad está siendo el propio Sergi Enrich, compañero del ahora jugador del Swansea el año pasado, quien ha asumido la faceta goleadora. Ante el Celta, Kike causará baja por lesión, con lo que es posible que Bebé se desplace a la punta de ataque.

Convocatoria

Porteros: Yoel y Asier Riesgo.

Defensas: Capa, Ramis, Lejeune, Gálvez, Arbilla, Luna, Mauro dos Santos y Juncà.

Centrocampistas: Escalante, Rubén Peña, Fran Rico, Dani García, Pedro León, Adrián González, Jota, Inui y Cristian Rivera.

Delanteros: Sergi Enrich, Bebé y Nano Mesa.

Posible formación

SD Eibar - Football tactics and formations

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s