Hubo un tiempo, y no hace mucho, en que el Celta estaba muy lejos de jugar en Primera. Durante un lustro el celtismo, incluido quien escribe estas líneas, soñaba con el lejano momento en que los mejores volverían a Balaídos, y la ciudad volvería al mapa del Planeta Fútbol. Un momento que, en ocasiones, parecía imposible. El impecable trabajo de todos los estamentos del club, empezando por la planta noble y acabando por el vestuario, lo ha hecho posible. Por eso resulta sorprendente a la vez que preocupante que ahora, solo unos años más tarde, un partido de la máxima categoría se pueda considerar un estorbo, un trámite inconveniente de camino a la cita importante del jueves. Lo dicen las declaraciones previas, el planteamiento y la actitud de los jugadores en Ipurúa. Y lo peor de todo es que es la segunda vez que se produce esta temporada tras la goleada de El Madrigal.
Miguel Gallego | TintaCeleste

Parón de selecciones, virus FIFA y visita a una ratonera en la semana en que el Celta se tenía que jugar la vida en Europa. Son un montón de condicionantes que hacían recelar del encuentro en Eibar ante un equipo en forma. Además, la falta de dos piezas clave como Aspas y Orellana, sumada al tardío retorno de un buen número de internacionales, obligaba a Berizzo a tirar de rotaciones para mantener el nivel. El problema es que, más allá de los nombres, el cambio de esquema adaptándose al rival no suele salirle bien al equipo vigués.

Tres centrales

Podría ser perfectamente el tema objeto de este runrún por infrecuente y, por lo tanto, noticioso. Que Berizzo tire de tres centrales, dando descanso además a Cabral, su jugador fetiche, no es nada habitual. Sucedió en Lieja tras la confusión administrativa, y también en Ipurúa, un escenario que destaca por sus reducidas dimensiones. El plan podría ser ubicar a Roncaglia, el comodín de la zaga, en el lateral derecho, y a Hugo Mallo en la posición de pivote que Berizzo había estado ensayando en A Madroa. Podría ser. No queda claro que el resultado fuera ese, ya que el caos que se apoderó de las huestes celestes no permite afirmar categóricamente dónde jugó el capitán, que cayó constantemente a su banda.

Acumular efectivos en defensa nunca ha sido la especialidad de un equipo concebido para atacar

Por lo demás, acumular efectivos en defensa nunca ha sido la especialidad de un equipo concebido para atacar. La aritmética no siempre funciona en el fútbol, y tres centrales pueden tapar más área o pueden estorbarse entre ellos dejando huecos fatales. Quedó claro en las ocasiones de las que dispuso el Eibar, que acabó cazando su gol en un rechace sin que ningún rival estuviese en el lugar preciso. Y, desde luego, no sirve de nada una defensa poblada cuando el equipo está por detrás en el marcador y muestra una desgana impropia de la categoría a la hora de buscar el área rival.

Desganados

Porque esa es, exactamente, la clave del partido. Más allá del dibujo, de las rotaciones aplicadas y de la merma de potencial con la ausencia de piezas clave como el Tucu Hernández, Orellana o Aspas, y la entrada de hombres como Señé o Bongonda; y más allá de los errores arbitrales que condicionan el choque y que, por supuesto, exigen análisis, la clave de la derrota en Ipurúa está en la actitud del equipo. En este caso se repitió la historia del partido de El Madrigal. En aquella ocasión, el Celta afrontaba una semana con la visita del Ajax, que recordaba gloriosos tiempos pasados, y con o noso derbi en mente. Dos citas que acabaron influyendo negativamente. Y después de un parón de selecciones. ¿Les suena? Todo ello sumado a dos goles en contra en los minutos iniciales justificó que el equipo bajase los brazos.

La clave de la derrota en Ipurúa está en la actitud del equipo

Esta vez no hay excusa. El Celta no llegó a volcarse sobre el área rival a pesar de estar a un paso del empate. Un empate que no estuvo ni cerca de llegar, a no ser por un mano a mano fallado por Bongonda, otro más, y por dos posibles penaltis que se tragó el árbitro. Un bagaje algo escaso para un equipo de la entidad de este Celta, que mantuvo esa aglomeración defensiva hasta bien entrada la segunda parte a pesar del resultado. La motivación es clave en el mundo del fútbol, y la falta de ella, aunque sea en partidos puntuales, resulta devastadora en una competición tan exigente como la Liga. Bien haría el cuerpo técnico celeste en repasar una y otra vez lo sucedido en estos dos encuentros para intentar que no se repita, sobre todo si el Celta sigue compitiendo en tres frentes durante mucho tiempo.

¿Qué hacemos con Munuera Montero?

A pesar de todo lo anterior, lo cierto es que el Celta pudo haber traído algo positivo de Eibar. En lugar de ello, se trae acciones polémicas y un rosario de sanciones de cara al próximo partido, igualmente importante, contra el Granada. Que los árbitros se equivocan no es nada nuevo. Que cuando el partido se les va de las manos tiran de tarjetas es algo que sabe cualquiera. Por eso Sergio Álvarez y Hugo Mallo deberían reflexionar sobre sus protestas. Los posibles penaltis no pitados no tienen arreglo. Sus expulsiones tampoco, y eran perfectamente evitables. Quizá se explican porque eran los dos únicos supervivientes en Ipurúa de aquella época de necesidad. Eran parte de aquel equipo que soñaba con volver a Primera, y la frustración derivada de otra derrota como esta puede explicar su rabia. El problema es que se borran del equipo para el partido contra el Granada y, en el caso de Hugo Mallo, puede que para alguno más. Dependerá de un Comité de Competición que no suele prestar oídos a las reclamaciones de los clubes, y sí a lo que diga el árbitro, tan infalible como invisible. En este sentido, no es buena señal que la Liga haya hecho desaparecer las caídas de Bongonda y Pione Sisto (uno de los mejores del partido) de su resumen oficial. Quizá debería poner más celo en elevar un poco el nivel de sus jueces, que patinan día sí y día también, y están dejando un reguero de protestas en todos los estadios esta temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s