Si por algo se caracterizan los estadios griegos es por su ambiente infernal. La visita del Celta al Panathinaikos no debería resultar una excepción, a pesar de que el equipo ateniense ya no se juega nada en el envite. Para encontrar una muestra de ese ambiente fogoso y hostil tan típico de los campos helenos es bueno retroceder 17 años y recordar la visita del Celta al estadio Kleanthis Vikelidis, donde se midió al Aris de Salónica.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

La decepción por las dos derrotas que sirvieron para cerrar el curso 1998/99 y que impidieron la clasificación del equipo para la Liga de Campeones impulsó la llegada de un buen número de futbolistas al equipo dirigido por Víctor Fernández. Fichar a mansalva no se consideraba entonces un problema y Horacio Gómez no escatimó en recursos económicos para hacerse con los servicios de Benni McCarthy, Juanfran, Sergio Fernández, Mario Turdó, Albert Celades, Ivan Kaviedes, Pablo Coira, Giovanella o Gustavo López. Las bajas más significativas del equipo habían sido las de Míchel Salgado, Lubo Penev, Juan Sánchez y Vlado Gudelj. La profundidad de banquillo recibía un importante espaldarazo si bien el salto cualitativo en el nivel del once titular resultaba un tanto discutible.

Una de cal…

El inicio de temporada se reveló como un fiel reflejo de lo que vendría después. El Celta asustaba por momentos, mientras que en otras oportunidades su fragilidad recordaba a la de una delicada figura de cristal. El mes de agosto dejó una derrota en Oviedo y una victoria sobre el Sevilla en Balaídos. Benny McCarthy, tras no ‘mojar’ en el Tartiere, daba continuidad a la espectacular racha vivida en pretemporada con un gol ante los andaluces. Un gran triunfo en el Calderón con un gol de Juanfran a pocos minutos del final parecía colocar a los de celeste en la buena senda. Sin embargo, la sorprendente derrota por 0-1 en Vigo ante el Rayo de Juande Ramos volvía a sembrar las dudas. Dudas que parecían disiparse a la semana siguiente, con una victoria solvente en Anoeta ante la Real Sociedad de Krauss. Mucho más cuando se enlazaron tres triunfos consecutivos tras vencer en Balaídos a Mallorca y Zaragoza.

No 375974
Un ejemplo del ambiente en el estadio Kleanthis Vikelidis (Foto: masalladelaredonda.wordpress.com)

Aun con todo, la baja de Mazinho, con problemas físicos que ya no le permitirían volver a su nivel de antaño, se dejaba sentir en demasía y el equipo no mantenía la regularidad exhibida durante el curso anterior. Solo así se puede explicar la derrota por 3-0 encajada en El Sardinero el 16 de octubre. Por eso y por el espectacular momento por el que atravesaba Salva Ballesta, quien anotó un hat trick que liquidó el choque antes del descanso. El delantero aragonés había marcado cuatro tantos a la Real Sociedad tan solo tres días antes y totalizaba 13 goles en ocho jornadas, un registro más propio de Leo Messi o Cristiano Ronaldo.

Karpin en el infierno

Llegaba el turno de rendir visita al Aris de Salónica en encuentro de ida correspondiente a la segunda eliminatoria de la Copa de la UEFA. Los de Víctor habían eliminado sin demasiados problemas al Lausanne en primera ronda y tocaba ahora enfrentar a un equipo temible en su ambiente. El Aris, que había finalizado en sexta posición en el campeonato griego, también se había deshecho de un equipo suizo en la ronda anterior. Su eliminatoria frente al Servette se saldó con un 2-1 favorable al equipo heleno.

El Aris de Salónica lucha por regresar a Primera para competir de nuevo por los primeros puestos con los AEK, Olympiakos o Panathinaikos

Víctor Fernández dispuso su habitual 4-2-3-1 aderezado con los retoques propios de aquel curso, en el que se disponía de dos y hasta tres jugadores por puesto. Así, Makelele y Giovanella fueron los escogidos para llevar la manija, con Karpin, Mostovoi y Tomás en línea de tres cuartos. Arriba Benni McCarthy se movía con la misión de buscar las redes rivales, mientras que por delante de Richard Dutruel se ubicaba la clásica línea de cuatro, integrada por Velasco, Cáceres, Djorović y Juanfran. Celades y Gustavo López esperaban su oportunidad en el banquillo, mientras que Haim Revivo causó baja para este partido.

aris1_karpinjuventus_opt
Valery Karpin marcó dos goles al Aris en Salónica (Foto: mitosfutbolisticos.com)

El Celta salió al campo fiel a su estilo y llevó la iniciativa durante los primeros minutos. Desde el primer instante Valery Karpin se mostró como el hombre más incisivo de los de azul cielo y avisó con dos lanzamientos que no encontraron las redes locales. Por fin, en el minuto 40, un disparo lejano del ruso no encontró respuesta en el arquero Katergiannakis, cuya estirada no resultó suficiente para evitar el gol. Apenas un minuto después, Benni McCarthy aprovechó un rebote para colocar un centro medido a la cabeza de Karpin, quien batía de nuevo al cancerbero local. Sin embargo en el minuto 43 los griegos acortaban distancias por mediación del brasileño Paulo Andrioli, quien aprovechaba un mal despeje de Dutruel para marcar a puerta vacía.

En la continuación Alexander Mostovoi disfrutó de una clarísima oportunidad para colocar el 1-3 pero su disparo con la zurda se perdió por encima del larguero griego. En cambio, en el minuto 68 Nikos Kyzeridis iba a conseguir el tanto de la igualada, tras enganchar una volea en la frontal del área que, tras rozar en un zaguero céltico, se coló por el centro de la portería defendida por Dutruel. Con el empate llegaron los mejores minutos de los de casa, que buscaron el gol que les permitiese viajar a Vigo con ventaja. Un gol que nunca llegaría gracias al buen trabajo de Richard Dutruel y a la solvencia del equipo, que consiguió llevarse un buen resultado para el encuentro de vuelta.

Un Aris de récord

Como es conocido, el Celta superó finalmente la eliminatoria, lo que le abrió las puertas a enfrentarse a equipos como Benfica o Juventus. En dos eliminatorias históricas, los de Víctor Fernández golearon a dos grandes del fútbol europeo antes de caer en cuartos de final frente al Lens. El Aris, siempre apoyado por su fogosa afición, posee un curioso récord de 26 encuentros invicto como local en competición europea. Tampoco aquel Celta fue capaz de romper dicho registro. En los últimos años, en cambio, las cosas no le han ido demasiado bien y en 2014 fue descendido hasta la Tercera División griega por múltiples problemas financieros. En la actualidad milita en la Segunda División y en su plantilla cuenta con dos futbolistas españoles, como son Raúl Bravo y Andreu Guerao. El Aris de Salónica lucha por regresar a Primera para competir de nuevo por los primeros puestos con los AEK, Olympiakos o Panathinaikos.

aris4_bravo
Raúl Bravo juega actualmente en el Aris de Salónica, que milita en la Segunda División griega (Foto: sport24.gr)

Y es que no resulta fácil sobrevivir al infierno griego. El Celta de Víctor Fernández, a pesar de eliminar al Aris de Salónica, tampoco pudo hacerlo. El ambiente y la intensidad con la que se suelen emplear los conjuntos griegos convierten la misión de vencer en un objetivo complicado. En unas horas, contra el Panathinaikos, al Celta quizás no le baste con una simple victoria y se hagan necesarios varios goles para superar la liguilla. Goles como los que logró Valery Karpin en el estadio Kleanthis Vikelidis, en aquella lejana tarde de octubre de 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s