El Celta cayó a manos de un Sevilla que destrabó el partido, muy igualado en la primera parte, con un hat-trick de Iborra, que salió en la segunda parte para desnivelar con el balón parado lo que el conjunto hispalense no había podido hacer en juego corrido. El resultado fue un castigo desproporcionado para el conjunto celeste, que si bien bajó su ritmo en la segunda parte –seguramente lastrado por el partido del jueves- no mereció caer de esa manera. Un pisotón de Nasri sobre Cabral, en cambio, se quedó sin penitencia. Una tarjeta roja clara que podría haber cambiado el decorado del choque con toda la segunda parte por delante.
Borja Refojos | Tinta Celeste

Celta 0-3 Sevilla

Celta: Rubén Blanco; Roncaglia, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Marcelo Díaz, Pablo Hernández, Wass (Bongonda, min. 73); Orellana, Pione Sisto (Guidetti, min. 66) y Aspas.
Sevilla: Sergio Rico; Mariano, Rami, Pareja (Iborra, min. 46), Mercado, Sarabia; Nzonzi, Nasri, Franco Vázquez (Kolo, min. 75); Vitolo; y Ben Yedder (Correa, min. 80).
Goles: 0-1 Iborra (min. 50). 0-2 Iborra (min. 84). 0-3 Iborra, de penalti (min. 90).
Árbitro: Undiano Mallenco (comité navarro). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Iago Aspas, Pablo Hernández y Guidetti y a los visitantes Mariano, Franco Vázquez y Vitolo.
Balaídos. 19.467 espectadores

Decía Billy Wilder que “ninguna buena acción se queda sin castigo”. Esta pesimista cita se cumplió a pies juntillas en Balaídos, en el duelo fraticida entre Berizzo y Sampaoli, que honraron a papá Bielsa con una primorosa primera parte de fútbol en el Municipal vigués –por ahora lo sigue siendo-.

El caso es que el Sevilla arrancó mejor, con la clase de Nasri y Franco Vázquez fluyendo a borbotones. El francés conectó con el argentino, que fue incapaz de superar a un Rubén muy rápido de piernas. De nuevo el de Mos emergió para desbaratar un nuevo mano a mano al cuarto de hora. Antes, el Celta ya había empezado a carburar con un testarazo de Aspas a un gran centro de Sisto; la respuesta de Sergio Rico fue prodigiosa.

Oda al bielsismo

El partido se abrió, con el equipo celeste muy ajustado en la presión tras pérdida y el visitante llegando al área con peligro cuando conseguía superar la primera línea de presión. Aspas, desatado, convertía en oro todo lo que tocaba. El de Moaña no se baja de la nube y una fabulosa acción individual suya acabó con un remate alto de Orellana. Poco antes, Sisto tuvo un cabezazo para culminar con gol su buen primer tiempo.

rico
Rico estuvo brillante.

En la otra portería, N’Zonzi avisó con un cabezazo al larguero en un córner de lo que sucedería en la segunda parte. A su tiempo. Marcelo Díaz estaba firmando sus mejores minutos de la temporada y, en consecuencia, el Celta rayaba a gran nivel. Presión altísima, robos a 30 metros de la portería, punzantes transiciones y fulgurantes combinaciones. Bielsismo puro.

Y justicia para ¿todos?

En algún lugar, papá Bielsa estaba viendo como el hermano Eduardo le ganaba la partida al hermano Jorge a los puntos. Con el primer tiempo a punto de acabar, la variante arbitral hizo acto de presencia en una fiesta futbolística a la que no estaba invitado. Primero mandó levantarse a Aspas con un ostensible gesto con la mano tras ser derribado por detrás en el área. El colegiado decidió no pitar penalti –no hay queja- y de premio dar indicaciones gratuitas a un futbolista al que, por cierto, mostró una rigurosísima tarjeta amarilla poco después.

Era solo el preludio. Un minuto antes del final del primer acto, Cabral arrebató a Nasri un balón que se le fue largo al francés. El mediapunta decidió emborronar su excelso primer tiempo con un pisotón a destiempo sobre la tibia del central argentino, que probablemente agradeció a su empresa de espinilleras seguir con la pierna de una pieza. Con lo que probablemente ni siquiera contaba el futbolista cedido por el City es que Undiano Mallenco mirase para otro lado y le perdonase una tarjeta roja de manual.

w_900x700_11175340vgo20161211-32
Ibarra destrabó el partido a balón parado.

Fue la primera injusticia del partido, pero no la última. Sampaoli es bielsista como el que más, pero a la herencia de Emery no le hace ascos. Iborra salió para fortificar el centro del campo y ganar (más) poderío en el balón parado. El Celta siguió a lo suyo y Sergio Rico también, que volvió a aparecer para sacar un tiro envenenado de Wass. Toma y daca. Marcelo Díaz lo intentó desde la frontal y su tiro, repelido por la defensa, desembocó en un contragolpe con un gran repliegue del equipo local, que acabó en córner. El primer saque de esquina confirmó el movimiento del exseleccionador chileno e Iborra emergió para cabecear a la red el primer tanto del partido.

Con las botas puestas

El Celta ya demostró la semana pasada ante el eterno rival del Sevilla que no va con él eso de rendirse. Berizzo movió el banquillo y fue a por el empate con Guidetti y Bongonda dando más mordiente. El sueco la tuvo, pero de nuevo apareció Sergio Rico y en el rechace, Orellana no vio portería por un pelo.

Los de celeste siguieron intentándolo, pero el nivel físico se desplomó as partir del minuto 70. Ya no solo el esfuerzo de Atenas, sino la sobredosis de partidos en esta temporada histórica aparecían en las piernas de los jugadores, cada vez más imprecisos, cada vez más desfondados. En una contra, Iborra se escapó de Pablo Hernández, se plantó ante Rubén y le batió con tranquilidad. Era el minuto 84 y poco después, ya en el 90, el valenciano cerró el marcador y su hat-trick al transformar un penalti de Cabral sobre Correa tan justo como injusto fue el abultado resultado y que Nasri no viera la tarjeta roja.

Anuncios

One response to “Justicia tuerta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s