Terminó el año 2016 con algunas dudas. Los últimos resultados ligueros, las derrotas contra el Sevilla y el Athletic, no dejaban buen cuerpo, a pesar de que el juego volvió a ser algo más reconocible que en el tramo inicial de la temporada. Pero ha sido comenzar este 2017 y el celtismo se ha desatado. La locura ha llegado para quedarse, con cinco victorias en otros tantos partidos; con el equipo firme atrás y letal arriba; con Iago Aspas tocado por una varita mágica; y con una exhibición de solidez y pegada en el Bernabéu para redondear un inicio de año que ha vuelto a disparar las ilusiones en Vigo.
Miguel Gallego | TintaCeleste

Una eliminatoria de Copa contra el Real Madrid siempre altera el día a día de un equipo. Aunque no se quiera. Aunque se trabaje con calma y el más absoluto sosiego, y no se altere el plan de rotaciones entre Liga y torneo del KO. Los focos del país futbolístico enfocan directamente al modesto, llamado a sucumbir ante el poderoso después de dar un gran espectáculo. Sin embargo, este Celta está muy centrado en lo que hace y, como ha quedado claro en las últimas semanas, apuesta muy fuerte por la Copa. Esta competición dejó muy buen sabor de boca hace un año, a pesar de su abrupto final, y se quiere repetir o incluso mejorar la experiencia. Por eso los vigueses se tomaron esta eliminatoria de cuartos de final como lo que es: una oportunidad para repetir semifinal.

Sin efecto Orellana

Era difícil, después de una semana tan movida como la vivida en Vigo, que el Celta estuviese centrado al cien por cien en el Real Madrid. La inusual e importante decisión tomada por Berizzo de prescindir con efecto inmediato de uno de sus mayores activos a causa de un (o varios) desencuentro en el vestuario provocó una tormenta mediática y cibernética en la ciudad. Orellana está fuera del Celta, así se repite por activa y por pasiva, a pesar de tener una flamante renovación firmada con el club y una de las cláusulas más altas. Todo esto al margen de las cosas que aporta sobre el césped. La verdad de lo sucedido entre bastidores la saben los protagonistas, y desde aquí no se va a decidir quién tiene o no tiene razón. Lo que sí está claro es que la inevitable salida de Orellana tiene efectos negativos a nivel deportivo.

Este Celta está muy centrado en lo que hace y, como ha quedado claro en las últimas semanas, apuesta muy fuerte por la Copa

En otras circunstancias esto podría sembrar las dudas sobre el futuro celeste. Pero los jugadores que sí se quedan demostraron que el Celta es un bloque, una unidad con una idea de fútbol, y que ninguna marcha individual puede tener un efecto devastador. Bueno, en realidad llevan años demostrando esta teoría: ni la marcha de Krohn-Dehli, ni la de Augusto Fernández, ni la de Nolito ni ahora la del chileno han descompuesto a un equipo para el que parece que nada es imposible. La prueba de fuego, la visita al Bernabéu, la saldaron con la primera victoria en este escenario en una década, ante un rival que acababa de ver truncada una racha de 40 partidos sin perder. Y todo demostrando una concentración y un despliegue físico dignos de estudio, junto a su pegada habitual. Son los ingredientes del Celta, que no parece dispuesto a perderlos.

Está claro que la inevitable salida de Orellana tiene efectos negativos a nivel deportivo

Berizzo lleva ya varias semanas trabajando en que la ausencia de Orellana se note lo menos posible. El doble pivote formado por Radoja y Marcelo Díaz, ensayado con éxito en los últimos encuentros, ha dotado al equipo de una mayor solidez en el juego. En el Bernabéu no salió con su doble punta formada por Aspas, más escorado a la derecha, y Guidetti. Fue Wass quien ocupó el carril, y un acertado Bongonda el otro flanco, con Aspas en punta. La apuesta funcionó sin reservas.

Iago Aspas, el factor diferencial

Pasan las semanas y se acaban los calificativos para definir el momento de juego de Iago Aspas. Cuando parecía que el moañés estaba de vuelta después de dos experiencias más que discretas fuera de Vigo, el canterano regresó. Y, tras la marcha de Nolito y la progresiva pérdida de importancia de Orellana en el Celta, Aspas dio un paso al frente. Hoy por hoy es imprescindible, además de internacional absoluto. Por sus botas pasa todo el caudal de juego ofensivo del equipo, e interviene en casi todos los goles. En el Bernabéu marcó un gol y le sirvió el otro en bandeja a Jonny. Además, aun tuvo tiempo de meterse en un par de líos con Sergio Ramos para mantener la tensión de su equipo en niveles máximos hasta el final. Un líder.

La preparación física, clave

En este estado de gracia que vive el Celta tiene mucho peso lo que está ocurriendo en el tramo final de los partidos. El equipo ha conseguido invertir la tendencia que lo llevaba a asegurar pronto el resultado y, después, intentar defenderlo. A los jugadores les faltaba fuelle al final de los partidos. Pero todo parecía tener una explicación: esta temporada se ha planeado de manera diferente a las anteriores, en las que el Celta empezaba como un tiro, y después sufría un bajón de rendimiento en este tramo liguero.

Tras la marcha de Nolito y la progresiva pérdida de importancia de Orellana en el Celta, Aspas ha dado un paso al frente

Este año, con tres competiciones por delante, el pico parece haberse buscado para esta época, cuando llega la hora de la verdad en las tres competiciones. Esto le permite al Celta resolver los partidos al final, como ocurrió contra el Alavés, y aguantar mucho mejor las acometidas del rival, como sufrió en sus carnes el Real Madrid. Esto explicaría, en parte, por qué este Celta no conoce otro resultado que no sea la victoria en 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s