(…) de repente, me doy cuenta de que nadie puede arrebatarte el alma si tú no te dejas. [Mark Oliver Everett, Cosas que los nietos deberían saber]
Adrián Viéitez | Tinta Celeste

Celta 2-2 Real Madrid

Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Radoja, Marcelo Díaz, Wass (Sergi Gómez, min. 88); Bongonda, Aspas (Fontàs, min. 93) y Guidetti (Jozabed, min. 84).
Real Madrid: Casilla; Danilo, Casemiro (Mariano, min. 89), Ramos, Nacho; Kroos, Kovacic, Isco (Morata, min. 80), Asensio (Lucas Vázquez, min. 76); Cristiano Ronaldo y Benzema.
Árbitro: Sánchez Martínez (C.T. Murciano). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Hugo Mallo, Wass y Jonny, y al visitante Danilo.
Goles: 1-0, min. 44, Danilo en propia puerta. 1-1, min. 62, Cristiano Ronaldo. 2-1, min. 85, Wass. 2-2, min. 90, Lucas Vázquez.
 Estadio de Balaídos, 23.491 espectadores.

Estaba en un funeral

El día que me di cuenta

De que quería pasar el resto de mi vida contigo.

[Eels, You Rock My World, 1998]

En la vida, la mayor parte de los momentos son para contar historias o para escucharlas de bocas ajenas con atención. Contar historias es como revivirlas de algún modo mágico, desvirtuando la realidad ligeramente para que abandone el barro de lo terrenal y ascienda al firmamento de lo mitológico. Sin embargo, de entre todas ellas, siempre existe alguna que no necesita edulcorantes ni prosa poética. Es en esas historias donde la realidad y la ficción convergen para dar paso a lo legendario.

Cuando el Celta ganó al Real Madrid en el Bernabéu ya se había asentado en ese rincón místico de lo extraordinario por desconocido. Pero a los héroes siempre les pasa lo mismo: no dejan de luchar por haber vencido una batalla ni se paran a saludar cuando todo el mundo aplaude. Recibir al equipo de Zidane en Balaídos, aun con todas las ausencias que acarreaba el equipo blanco -Marcelo, Varane, Modric o Bale-, era otra tarea de las que dejan callo. 

Ha llegado un punto en el que el fútbol se ha convertido en algo frío, algo táctico, un deporte para los especuladores. Ver ganar al Real Madrid como quien observa a una máquina pulir llantas se ha convertido en algo que roza lo desagradable por pretederminado. Pero a veces pasan cosas. Y qué cosas pasan. A veces, en el fútbol, pasan cosas que provocan que el fútbol sea lo que menos importa.

w_900x700_25223536_blc6428
Voy a contaros una historia […]

Al Celta no le importaba el fútbol. Le importaba acabar llorando sobre el césped, pero llorando de alegría. Y a eso salió al campo. El Real Madrid quería cumplir su trámite, uno de tantos que acomete un equipo de sus características a lo largo de toda temporada. El Celta esperaba un cohete a la puta luna y su rival un autobús a Torrevieja. De la cuestión de la motivación se podría hablar durante horas porque, de hecho, fue el factor decisivo para que el equipo vigués derrotase a un coloso con patas de hierro y tronco de acero. Pero al Real Madrid no le gusta perder ni siquiera un autobús a Torrevieja.

El planteamiento del Celta no fue novedoso. Berizzo buscó ser rocoso en el medio y atrás y lo consiguió. La más clara de la primera parte la tuvo Cristiano, después de provocar que Cabral rematase hacia su portería y Sergio desviase el balón al larguero, recogiendo el rechace y pegándole con la canilla -pero con mucho estilo- para mandarla al palo. El Celta replegó bien y Marcelo Díaz le dio a ratos el fútbol que se le presume, aunque, de nuevo, el fútbol importaba poco.

A medida que pasaban los minutos, Balaídos iba convirtiéndose en un caldero de los que pueden fundir cualquier metal. Y todo estalló en magma volcánico cuando, al filo del descanso y tras un contraataque de manual aprovechando el espacio entre líneas que dejaba el desordenado planteamiento madridista, Danilo se tropezó con la pelota después de que Casilla rechazase un disparo de Guidetti, como quien se encuentra con su prima de Albacete yendo a comprar el pan, sin apenas pararse a saludarla. El caso es que la redonda acabó en la red y Guidetti emuló a John Wayne en el córner y todo el mundo se vino arriba.

w_900x700_25220649lrv20170125-14
[…] una historia que nunca olvidaréis.

La segunda parte abrió las puertas del infierno. Con la ansiedad de ver próxima la eliminación, el Real Madrid apretó y lo hizo con ganas. Todo parecía indicar que Cristiano Ronaldo ya no sabe jugar al fútbol hasta que cogió un libre directo a 25 metros de la portería y lo envió al fondo de la portería con una violencia asesina, efectuando una de esas parábolas del demonio que no podría parar ni Ed Warner en sus mejores episodios de Oliver y Benji.

A partir de ahí todo fue sufrir. El Celta se subió a sí mismo para sostenerse ante la inundación y aprendió a nadar contra oleajes llenos de furia. Sergio Ramos falló lo que nunca falla en el área pequeña y Benzema se esforzó enormemente para no aparecer en el partido. En el otro lado, Daniel Wass empezó a crecer como una bola de nieve cayendo por un acantilado. Fue tanto lo que creció el danés que, a cinco del final, recogió un rechace al borde del área y lo colocó lejos de todo, lejos de la piedad y lejos del dolor. Se fue rápido a la banda y se lanzó al suelo de rodillas con la mandíbula desencajada en una de esas expresiones que devuelven al fútbol a la vida y hacen olvidar al 4-3-3, a las declaraciones postpartido, al coche de Neymar y a la nueva novia del delantero centro del Rayo Majadahonda. Al final, Lucas Vázquez hizo lo que nadie había podido hacer en media hora y batió a Sergio mientras Zidane ponía la cara de tonto que corresponde a introducir a tu revulsivo en el campo a apenas 10 minutos del final. Pero ya era tarde para que un gigante entrase por una puerta tan pequeña. El Real Madrid perdió su autobús a Torrevieja y el Celta agarró por los huevos su cohete a la luna.

De todas las historias, de aquellas que merece la pena vivir y que no necesitan artificios para ser contadas, la del Celta conquistando el paraíso es una de las más bonitas que se me ocurren. No sé si algún día tendré nietos, pero os aseguro que si llego a tenerlos, la escucharán más de una vez. Y lo más bonito de todo es que todavía no sé qué final les contaré.

Anuncios

2 respuestas a “Cosas que los nietos deberían saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s