Ha vuelto a ocurrir. Y, además, lo ha hecho en el peor momento, cuando una victoria en el campo del subcampeón de Europa podía significar un golpe de autoridad, un puñetazo en la mesa para devolver la ilusión a un celtismo devastado por la eliminación copera. Pero, una vez más, al Celta se le han cruzado los minutos finales, esos en los que puede no pasar nada o pasar todo. Tras el desgaste acumulado en una temporada cargada de partidos, es lógico que al equipo se le acabe el fuelle en el tramo final y se vea superado. El problema es que son demasiadas veces ya, y la sensación de injusticia y de estar sufriendo alguna clase de maldición es inevitable.
Miguel Gallego | TintaCeleste

Estadio de Gran Canaria; Benito Villamarín; San Mamés. Todos estos escenarios tienen algo en común. En ellos el Celta ofreció su mejor cara, consiguió marcar y someter a su rival a voluntad. Por lo menos durante muchos minutos, para acabar sucumbiendo al empuje rival en los instantes finales. Es un guion desesperante que colma la paciencia de cualquiera. Se intentó también al revés, buscando asegurar el cero, en Mendizorroza. El final es mejor no recordarlo. Así que se volvió al plan inicial, al que mejor sabe hacer el equipo, en el Vicente Calderón. El dominio no fue tan fácil, el Atlético de Madrid es el mejor contrincante de todos los mencionados, pero se consiguió ventaja en dos ocasiones. Y, una vez más, se perdió al final. La explicación es bien sencilla: el Celta ataca mejor que defiende. El problema es que es muy difícil, por no decir imposible, mantener el grado de intensidad que necesita el equipo para someter a su rival durante los noventa minutos. Y más en una temporada cargada de partidos como esta. Así que, cuando se cede al empuje, acaban llegando los problemas.

Pocas bromas

Que el partido era importante, con el equipo intentando cerrar la herida abierta en Vitoria, quedó claro en el once de Berizzo. El técnico resistió a la tentación de dar descanso a muchos de sus jugadores clave tras la paliza de la Copa, y ante la vuelta de Europa en un calendario devastador para los clubes de clase media. Ocho titulares de Mendizorroza repitieron en el Calderón. Ocho futbolistas con el descanso justo tras un partido brutal a nivel físico y psicológico.

Que el partido era importante, con el equipo intentando cerrar la herida abierta en Vitoria, quedó claro en el once de Berizzo

Y el Celta dio la talla. Sobre el césped cualquier recuerdo de lo ocurrido cuatro días antes parecía una mala pesadilla. Los dos equipos ofrecieron un partido vistoso, con alternativas y buen juego. Los de Berizzo incluso marcaron a balón parado y resistieron las acometidas del rival. Todo según el guion previsto.

Las buenas noticias

Las caras nuevas con respecto a la Copa eran Jozabed, Pione Sisto y Guidetti. Fueron de los más destacados en el Calderón. Guidetti marcó, Sisto sigue progresando adecuadamente e incluso consiguió sacar del partido a Juanfran en el descanso. Y Jozabed, fichaje invernal, se ha integrado a la perfección en el sistema. Aun sin la forma idónea por culpa de los meses de inactividad, el andaluz brilló sobre todo en la primera parte. Se ofreció, combinó con criterio y rapidez y se asomó al área. Todo lo que se le puede pedir a un mediapunta.

Las caras nuevas con respecto a la Copa eran Jozabed, Pione Sisto y Guidetti. Fueron de los más destacados en el Calderón

El mercado invernal se saldó con varias salidas. La más importante, la de Orellana, jugador de importancia capital en el Celta. Llegaron dos futbolistas que prometen más de lo que han demostrado hasta la fecha en sus carreras. Jozabed ya tiene, al menos, experiencia en la Liga. Hjulsager aun tendrá que pasar por el obligado período de adaptación, especialmente traumático cuando se produce tras el mercado invernal. De la aportación de estos dos futbolistas depende que el grupo siga en forma, y siga manteniendo el nivel con las obligadas rotaciones impuestas por el calendario. Además, se espera a Beauvue como agua de mayo. Después de un interminable período de recuperación, el de Guadalupe ya tiene el alta. Tres jugadores para la parcela ofensiva que aumentan las posibilidades de Berizzo de manera importante.

Las malas noticias

A pesar de la buena imagen, del buen papel de los recambios y de la recuperación de sensaciones, el Celta volvió a perder, y lo hizo cuando el trabajo parecía hecho. Es evidente que el resultado final debe tener un peso específico en el análisis, y más en una semana tan difícil como la que acaba de terminar. La derrota es dura, por la forma de producirse y porque deja ese regusto tan familiar de la oportunidad perdida. Otros tres puntos que se escapan en una temporada en la que parece que se descuelgan los de abajo, pero los de arriba no despegan.

La derrota es dura, por la forma de producirse y porque deja ese regusto tan familiar de la oportunidad perdida

Puede que este no sea el mejor momento para reencontrarse con la competición europea. O quizá sí. El Celta superó la fase de grupos derrapando, sin ofrecer una buena imagen. Ahora llega a la eliminatoria contra el Shakhtar en una dinámica negativa de resultados pero, sin duda, ofreciendo más juego que en otoño. No nos cansamos de escuchar que cada derrota ofrece lecciones que le dan al equipo la oportunidad de aprender y madurar. A estas alturas, el Celta ya debería estar doctorado. Habrá que ver si pone todos esos conocimientos sobre el campo para sorprender al equipo ucraniano, un rival temible. Incluidos esos minutos de la basura que tanto han hecho sufrir al celtismo.

Anuncios

One response to “El runrún de Preferencia: los minutos de la basura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s