El Celta recuperó su identidad en el Calderón. En lo bueno y en lo malo. Le jugó de tú a tú al subcampeón de Europa en su campo -sí, un equipazo aunque muchos piensen que era una banda de la Liga Amistad-, se adelantó hasta por dos veces y generó ocasiones de sobra para hacer algún gol. Y de nuevo, como en Bilbao y en Las Palmas, sufrió de mal de altura y fue incapaz de defender el 2-1 que logró Guidetti en el minuto 83 y ni siquiera volver con un punto. 
Borja Refojos | Tinta Celeste

Atlético de Madrid 3-2 Celta

Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran (Vrsaljko, min. 46), Savic, Lucas, Filipe; Koke, Gabi, Saúl (Correa, min. 71), Carrasco; Griezmann y Fernando Torres (Gameiro, min. 75).
Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Radoja, Pablo Hernández, Jozabed (Wass, min. 63); Aspas (Marcelo Díaz, min. 84), Sisto (Bongonda, min. 68) y Guidetti.
Goles: 1-0 Cabral (min. 6). 1-1 Fernando Torres (min. 11). 1-2 Guidetti (min. 78). 2-2-2 Carrasco (min. 86). 3-2 Griezmann (min. 88).
Árbitro: Hernández Hernández (C. T. Las Palmas). Amonestó con tarjeta amarilla al jugador local Gabi y a los visitantes Jonny y Guidetti. 
Vicente Calderón. 30.323 espectadores.

En cualquier otra fecha del campeonato, el partido de ayer destilaría más orgullo que tristeza. A pesar del resultado. Sucedió en Bilbao, cuando el Celta le dio un baño colosal al Athletic y perdió por su falta de puntería y por unos minutos finales fatídicos. Y por el rival claro, que al fútbol juegan dos. Y encima un equipo que aprieta tanto en un estadio que aprieta más todavía. Pero ayer la sensación de desazón se apoderó de una gran parte del celtismo. El dolor de lo sucedido en Vitoria estaba demasiado reciente y el acariciar con los dedos el analgésico de un nuevo triunfo en el feudo de un grande para terminar perdiéndolo, disparó una especie de síndrome de abstinencia que multiplicó los efectos de la derrota.

Y es que el Celta cayó con dos goles indefendibles de Torres y Carrasco y un tercero de Griezmann al final con el subcampeón de Europa empujando apoyado por su rugiente estadio. Fútbol. Hay mucho que analizar y en lo que profundizar, los análisis someros y resultadistas son para otros. Pero esto es una crónica y de rascar en lo sucedido ya se ocupa Miguel en el Runrún.

w_900x700_12205406_apa1744
Empezó bien la cosa.

Muchísimo antes del fatal desenlace, Cabral se encontró con un regalo de Moyá para adelantar al Celta en el minuto 6. Un golpe de suerte necesario para reforzar el ánimo tocado. Marcar en un córner es rara avis en este equipo y el mal despeje del portero balear ayudó a creer. Pero el Atleti, y más en casa, puede ser un animal incontenible. Más aún cuando Torres se parece a aquel delantero tan dominador en Europa de hace ocho o nueve años. El Niño se inventó una chilena espectacular que empataba el partido muy pronto. Poco después, tras piscinazo de Carrasco, estrelló contra la madera un penalti que habría puesto el partido muy cuesta arriba mucho antes del gol de Griezmann.

El mayor logro de Berizzo es que el equipo juegue de igual a igual ante cualquiera

El Celta resurgió de la mano de Jozabed y Sisto. Dos de los menos habituales que ayer se colaron en el once del Toto y que impulsaron al equipo a dominar el juego. Y es que ese es, seguramente, el mayor logro de Berizzo: que el equipo juegue de igual a igual contra cualquier rival, siempre y en cualquier campo. El danés volvió loco a Juanfran con sus caracoleos, mientras que el andaluz dio un clínic de juego al primer toque y asociación, que culminó con un remate contra el palo desde fuera del área y otro que detuvo Moyá. Una llegada al área que probablemente no tenga ningún otro centrocampista de la plantilla y sin duda será su baza para acumular minutos.

En el arranque del segundo tiempo, la sensación de dominio se fue diluyendo poco a poco. A Jozabed se le acababa la gasolina -venía de estar sin jugar desde octubre- y el equipo lo notaba en la elaboración. Igual que Sisto, que ya no era capaz de dar respiros al equipo con sus conducciones. Berizzo reaccionó y metió a Wass y a Bongonda. La entrada del danés fue un chute de oxígeno, una recuperación notable del tanque de dinamismo. El belga tuvo una influencia menor, pero de una de sus típicas carreras nació el aviso previo al gol: cedió para Wass en la frontal y este, a su vez para Guidetti dentro del área, algo escorado a la derecha. El disparo del sueco se fue al cielo de Madrid, ese del que no caen tempestades ni vientos de 150 kilómetros por hora.

w_900x700_12223544_apa2443
“Costé 30 kilos porque decido partidos sin haberla olido en todo el encuentro”.

Un minuto después, sí que hubo tormenta. Pero no caída del firmamento capitalino, sino del martillo de Thor que golpeó la red de Moyá tras una contra de manual en la que Aspas profundizó para Wass, que inteligentemente cedió al centro para que su colega nórdico anotase. Quedaban doce minutos y el calmante estaba cerca.

Berizzo metió a Marcelo Díaz por un timorato Aspas para dormir el partido poco después. Para muchos, el chileno se volvió la peste bubónica y el Toto su inoculador por seis minutos sobre el campo en los que no tuvo absolutamente nada que ver en lo sucedido: en primer lugar un portentoso remate de volea de Carrasco, imposible de defender. Un Carrasco al que la lesión de Saúl le permitió seguir en el campo en un partido en el que no rascó bola. Otro que ni la olió en casi toda la noche fue Griezmann, que apareció un minuto después para ganar el partido para los suyos. Para eso se pagaron 15 y 30 millones respectivamente. Para eso y para recordar a más de uno que esos dos traspasos rondan el presupuesto de un equipo que lucha de igual a igual contra cualquiera gane o pierda, que tiene ese déficit de oficio en contraposición a su superávit de fútbol y al que, a buen seguro, el delicado estado de ánimo tras la Copa le afectó mucho en los minutos finales. Igual que todos.

Anuncios

One response to “Síndrome de abstinencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s