Borja Refojos | Tinta Celeste

OPINIÓN | Cuando Augusto Fernández visitaba la sala de prensa de A Madroa había una frase que solía decir con cierta asiduidad: “El fútbol es un reafirmar constante”. Y es que el las comparecencias del excapitán solían ser interesantes, más allá de alguna disertación sobre aparcamientos. Y sí. En este circo no hay tiempo para pararse. Ni en lo bueno, ni en lo malo. Y más cuando, como el Celta, juegas un partido cada tres días. No lo hubo tras la épica de Ucrania, cuando sin apenas tiempo para acomodarse en Vigo hubo que viajar a Gijón. No lo habrá tras la vuelta del Krasnodar, con un derbi a las puertas. Y no lo hay ahora, tras encajar una derrota de las que duelen, más allá de que te la haya infringido un futbolista de dibujos animados y sus compinches, de los mejores que hay en el mundo terrenal.

Tras caer ante el mismo rival, por sinónimo resultado y en idéntico escenario, José Mourinho -el portugués- comentó que una goleada así era “muy fácil de digerir” porque no tenía el mal cuerpo de haber perdido mereciendo más. Evidentemente, fácil no era porque a nadie le gusta que le metan cinco. Pero por una vez las tópicas frases de autoayuda made in Paulo Coelho tienen razón: lo importante no es caer, sino saber levantarse.

El Celta apostó y el Celta perdió. Seguramente haya multitud de cosas que analizar del partido del Camp Nou, pero lo único cierto es que si equipos de la entidad del Madrid pueden salir goleados de allí, ninguno de los demás están libres de pecado. Claro que dolió. Pero puede entrar dentro de la normalidad que un equipo que ficha a un futbolista por un precio que duplica el presupuesto de su rival le gane con esta autoridad.

Pero en fútbol, el ayer queda muy lejos y las nuevas oportunidades muy cerca. El Celta se rehízo de esa eliminación copera, a todas luces mucho más dura que esta derrota en el Camp Nou. Puede y debe volver a hacerlo. Porque si baja la cara, se parten. Y porque viene una ilusionante eliminatoria europea. Y porque por el medio viene un Villarreal al que hay que tratar de ganar para no descolgarse de la pelea liguera. Y porque el derbi asoma en el horizonte y no hay mayor quitapenas. Y porque todavía quedan retos ilusionantes en una temporada ilusionante. Y porque sí, el fútbol es un reafirmar constante, y el Celta se reafirmó tras la salida del autor de susodicha cita, se reafirmó tras la marcha de Krohn-Dehli, se reafirmó tras la marcha de Nolito y volvió a reafirmarse tras la de Orellana. ¡Arriba! Toca levantarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s