Se acabaron las cábalas y el juego de malabares con una plantilla que no da para competir cada tres días en tres competiciones. Una agresiva batería de rotaciones ante el Eibar y una sincera respuesta de Berizzo en la rueda de prensa postpartido fueron las pruebas definitivas que confirman que el equipo vigués se lo va a jugar todo en la Europa League. Ya no hay marcha atrás. El camino a Europa pasa por Genk. Y será la que el técnico bautizaba hace ahora un año como la “Europa grande”, la Champions League. El Toto afirmó sin tapujos que el vestuario solo piensa en los dos próximos jueves. No es una apuesta banal. Dependiendo del resultado, pueden ser los partidos más importantes de la historia del club. Pero, ¿merece la pena supeditar la temporada a ellos? Como siempre, Berizzo será un genio o un temerario dependiendo de si la pelotita entra.
Miguel Gallego | Tinta Celeste

Como siempre en el mundo del fútbol, llama la atención que alguien hable sin tapujos. La lógica impone nadar y guardar la ropa, poner en valor lo que se tiene y justificar las derrotas como buenamente se pueda, a la espera de que todo dé un vuelco el domingo siguiente y uno pueda sacar pecho. No es el estilo de Eduardo Berizzo. El técnico ha manejado con maestría una plantilla con carencias y mucha diferencia de nivel entre sus miembros, llegando a conseguir intercambiarlos constantemente sin que el conjunto se resintiese.

La eliminatoria contra el Genk es prioritaria, y Berizzo ya pensaba en ella cuando preparó la cita con el Eibar

Sin embargo, ha llegado un momento en el que ha tenido que elegir. Y no se ha escondido. Anunció rotaciones para recibir a un rival directo como el Eibar, que llegaba en un gran estado de forma, e hizo prácticamente todas las que podían hacerse. Siete en el once titular con respecto a Mestalla, donde ya había empezado a agitar el árbol. Demasiadas rotaciones, que incluían la vuelta de hombres que habían perdido peso específico en los últimos meses, como Sergi Gómez, Planas o Señé. El Celta no funcionó, pero Berizzo no quiso buscar excusas. Defendió a sus hombres antes de reconocer que la eliminatoria contra el Genk es prioritaria, y que ya pensaba en ella cuando preparó la cita con el Eibar.

La historia se repite

El naufragio contra el Eibar no se justifica solo por las fichas utilizadas. Como suele ocurrir cuando se cambia tantas de golpe, estas no siempre encajan. Berizzo renovó la defensa casi por completo, pero su línea más castigada era el centro del campo. En ella solo repitió el Tucu Hernández, que volvía a actuar como pivote muchísimo tiempo después, con Pape y Jozabed por delante. El internacional chileno ha encontrado su sitio jugando casi siempre un poco más arriba. En el medio no pudo imponerse y el Celta sufrió.

Casualidad o no, el Eibar sigue sacando petróleo de sus enfrentamientos con el Celta

Por la izquierda, Sisto y Planas tampoco se acoplan muy bien. Los dos se mueven mucho y esto dificulta las combinaciones entre ellos. Son pequeños detalles que se van sumando y acaban desnivelando la balanza a favor del equipo armero, como ya sucedió en la primera vuelta en Ipurúa, cuando otro equipo condicionado por el trascendente partido ante el Standard sucumbió sin oponer resistencia. Casualidad o no, el Eibar sigue sacando petróleo de sus enfrentamientos con el Celta.

Aire fresco

No hizo falta demasiado, solo los dos cambios de los que dispuso libremente Berizzo, para cambiarle la cara al partido. Radoja y Aspas, dos jugadores esenciales, se hicieron con la manija del juego y el Celta volvió a ser un equipo un poquito más reconocible, a pesar de que el primero sustituyó al Tucu Hernández, en otra muestra del guion previsto. El problema era que, para entonces, el Eibar ya había puesto tierra de por medio. En estos casos es cuando se hace necesario contar con una pizca de suerte para que el balón entre. No fue así y, dos palos y alguna ocasión clarísima después, se consumó la derrota.

Radoja y Aspas, dos jugadores esenciales, se hicieron con la manija del juego y el Celta volvió a ser un equipo un poquito más reconocible

Hablamos de dos cambios libres porque, desgraciadamente, el primero se lo llevó el hombre más desafortunado de esta plantilla. Giuseppe Rossi ha sufrido otra grave lesión de rodilla, esta vez en la que nunca se había roto. Es una verdadera desgracia para un futbolista que intentaba recuperar el vuelo en Vigo, y en la misma semana en que volvía a las portadas tras su triplete a Las Palmas. No era el día, desde luego, de buenas noticias.

Más presión

Está claro que el Celta no puede afrontar con su once de gala un partido cada tres días. Los sucesivos bajones físicos de los jugadores importantes y las lesiones lo han ido demostrando. El problema de tener que priorizar algunos partidos es que, al final, el Celta se ha ido quedando lejos del objetivo de Europa por la Liga. Y, tal y como reconocía Berizzo, ahora todo se reduce a los dos próximos jueves, o lo que es lo mismo, la temporada en dos partidos. Es una perspectiva aterradora.

Habrá que ver si el Celta puede liberarse de sus eternas ataduras y asomar la cabeza entre los mejores de Europa

De todos es sabido que al Celta le cuesta ponerse el traje de favorito. Cuando juega sin presión, especialmente en escenarios importantes, da lo mejor de sí. Cuando sale al campo con la obligación de responder, tiende a agarrotarse. No hace falta recordar lo de Sevilla, lo de Vitora. Por eso ahora toca jugar en el alambre. El Celta debe superar al Genk. La temporada depende de ello. Habrá que ver si puede liberarse de sus eternas ataduras y asomar la cabeza entre los cuatro mejores de la competición. Después ya será otra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s