El Celta descubrió un cosmos desconocido y pagó la novatada frente a un titánico Manchester United comandado por un supersónico Paul Pogba. Los red devils se impusieron, pese a su superioridad, por la mínima ante los peleones soldados de Berizzo. Un misil de Marcus Rashford decidió la primera parte de una historia que se resolverá en siete días en un teatro jamás soñado para los de azul celeste.
Adrián Viéitez | Tinta Celeste

Celta 0-1 Manchester United

Celta: Sergio; Hugo Mallo (Beauvue, min. 91), Cabral, Roncaglia, Jonny; Radoja, Wass (Jozabed, min. 74), Pablo Hernández; Sisto, Aspas y Guidetti.
Manchester United: Romero; Valencia, Bailly, Blind, Darmian; Fellaini, Pogba, Ander Herrera; Lingard, Mkhitaryan (Young, min. 78) (Smalling, min. 90) y Rashford (Martial, min. 80).
Árbitro: Sergei Karasev (C.T. Ruso). Amonestó con tarjeta amarilla al jugador local Hugo Mallo y a los visitantes Fellaini y Pogba.
Goles: 0-1, Rashford (min. 67).
Estadio Municipal de Balaídos.

El fútbol está compuesto por un complejo sistema de microuniversos. Cuando no perteneces a uno de ellos, es difícil camuflarse lo suficiente como para poder pasar desapercibido en él, pero lo que es verdaderamente complicado es lograr brillar estando fuera de lugar, conseguir ser apreciado como una estrella de notable belleza en una galaxia muy lejana a tu lugar de procedencia.

Cuando el Celta se plantó, hace dos semanas, en las semifinales de la UEFA Europa League por primera vez en su historia, sabía que estaba invadiendo terreno vedado. Quizá por eso, por la adrenalina que suscita el saberte invasor de la propiedad de otros, la hazaña lograda supuso una inyección de moral sin precedentes en el seno del conjunto celeste. Tras el sorteo, que lo emparejó con todo un histórico como el Manchester United, todo se disparó muchísimo más: el Celta estaba en un lugar que nunca lo habría esperado, y eso solo podía significar que había llegado la hora de disfrutar.

En la previa de la eliminatoria, como suele ser costumbre, la gente empezó a hablar. Las líneas más repetidas eran aquellas de que los red devils llegaban al cruce con una infinidad de bajas que al final se quedaron reducidas, esencialmente, a dos: la de su estilete Zlatan Ibrahimovic, uno de los mejores delanteros del siglo, y la de su central argentino Marcos Rojo. De todos modos, la realidad no dejaba de ser igual de apabullante, y es que la plantilla del Manchester United es, por presupuesto, por nombres, por experiencia y por proyección, integrante de un universo futbolístico muy distinto al que habita el Celta. Al equipo inglés, si cabe, esta competición, que para el Celta es un océano de posibilidades inmensas, se le queda pequeña, como una de esas piscinas de plástico para bebés.

GettyImages-678705032
Qué pequeño se ve el mundo desde aquí.

Las opciones del Celta pasaban por el mismo vacío legal del que siempre trata de aprovecharse -en ocasiones con éxito rotundo- cuando se enfrenta a clubes de entidad claramente superior, es decir, aprovechar al máximo sus oportunidades y tener la suerte de que el rival no haga lo propio, desempeñarse al máximo de intensidad posible y conceder el mínimo de despistes, errores o fallos de concentración que pudiesen suponer una vía de acceso para el United.

Y, tras los festejos pertinentes -UNAS SEMIFINALES DE EUROPA LEAGUE CONTRA EL UNITED, JODER-, comenzó el fútbol. Mourinho agrupó futbolistas en el medio -Fellaini, Ander, Pogba, con Mkhitaryan y Lingard cerrándose desde las bandas- para evitar que el Celta cogiese las espaldas de su medular, y vaya si lo consiguió. Desde el primer compás del encuentro, el equipo inglés mostró su superioridad sin vacilar, moviendo la pelota a su gusto, generando ocasiones por todos los flancos imaginables y dando una hostil bienvenida al Celta a un lugar que nunca antes había visitado.

Paul Pogba se erigió rápido como protagonista, comandando prácticamente todas las aplastantes transiciones ofensivas de su equipo, desplazando el esférico con comodidad y realizando constantes conducciones absolutamente imparables para los centrocampistas celestes, que vieron una y otra vez como los adelantaba como si llevase integrado un propulsor en cada una de sus largas y fuertes piernas francesas. 

GettyImages-678694276
Y dicen por ahí que el 19 tiene 19 años.

Las ocasiones, como no podía ser de otro modo, empezaron a llover como dardos. Y ahí apareció la figura de Sergio Álvarez, más gato que nunca, para sacar primero un latigazo de Rashford desde la frontal con una intervención extraordinaria y repeler después dos mano a mano frente a Mkhitaryan y Lingard. Así se llegó al descanso, con el Celta prácticamente congelado por la exhibición de fútbol que habían dado sus adversarios a modo de advertencia. El marcador, sin embargo, continuaba inmóvil.

Tras la reanudación, las cosas siguieron más o menos igual, pese al intento de arreón inicial del equipo de Berizzo, apenas materializado en ninguna ocasión clara más allá de un tímido disparo de Sisto desde la frontal que se envenenó tras pegar en la pierna de un defensor, obligando a Romero a realizar su primera intervención del partido y a dejar claro que, pese a que en su dorsal no ponga el nombre de David de Gea, él también es un guardameta de primer nivel mundial.

Al final, como siempre ocurre cuando la diferencia entre los dos combatientes es tan grande, un golpe de genialidad decidió el envite. No fue Pogba sino Marcus Rashford, la joven perla de Manchester, quien agarró un libre directo y lo zapateó cruzado directo a la red tan firmemente defendida por un Sergio que nada pudo hacer ante la violencia del disparo. A partir de ahí, cosas de Mourinho: el partido blindado y aquí no juega ni dios. 

La ida de la eliminatoria más importante de la historia del Celta de Vigo se resolvió según los patrones establecidos, dejando un sabor agridulce en su paladar, ya se sabe, agrio por la derrota, dulce por haber competido, aunque en inferioridad de condiciones, contra uno de los mejores clubes de la historia del fútbol. Y lo mejor está por venir, y es que la tinta celeste todavía está por terminarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s