“Ganar, ganar, no sé. Pero el empate seguro que lo sacamos”. Así respondió Manuel Amoedo cuando un periodista le preguntó, con motivo de una visita del Celta a Riazor en un Año Santo compostelano, si él y sus compañeros tenían intención de ganar el jubileo. Futbolísticamente no era un ‘crack’ pero las pocas veces que hablaba dejaba huella.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

Amoedo, nacido en Vigo en 1932, jamás renunció a su naturaleza de hombre humilde y espontáneo. Su forma de hablar sin rodeos, sin adornos y, seguramente, sin filtrar sus pensamientos, le sirvió para ganarse la simpatía de todos aquellos que lo vieron jugar y, de manera especial, que lo oyeron hablar. Tras iniciarse en materia futbolística en el Rápido de Pereiró, pasó al Berbés. Con 18 años vivió una gran experiencia en la Gimnástica Lucense, equipo con el que superó los 2.500 minutos de juego en la División de Plata y en el que coincidió con un veterano Francisco Roig, gran extremo canario del Celta de la década de los 40. Aunque inicialmente su fútbol era de corte defensivo, con el paso de los años se asentaría como delantero centro, rol en el que llegaría a adquirir una cierta importancia en el club olívico.

Ya en Vigo, su juventud aconsejaba buscarle una cesión que le permitiese continuar su evolución como futbolista. El Arsenal de Ferrol y el Pontevedra fueron los dos clubes que le acogieron antes de regresar en 1952 a un Celta que llevaba cerca de una década instalado en la máxima categoría. Seguramente fue en aquel verano cuando los que se acercaban a Balaídos oyeron por primera vez su famoso “¡Explayarse que vou centrar!”, grito con el que avisaba a sus compañeros para que se situasen al remate.

Años de nueve

Su estreno en partido oficial en Balaídos no pudo salir mejor. Dos tantos al Zaragoza en la jornada 11 sirvieron para apuntalar un espectacular 6-1 para los de Odilo Bravo. Si se tiene en cuenta que hasta ese día el vigués no había jugado nada, su primera temporada en el Celta hay que calificarla con un notable alto. En total jugó 22 encuentros —siete de ellos correspondientes a la liguilla por la permanencia— y aportó nueve goles. El curso terminó con el descenso de los de Vigo, que finalmente no se materializó gracias a la renuncia del España Industrial.

Amoedo3_amoedo y zarra
Instantánea de Manuel Amoedo con Telmo Zarra (Foto: fameceleste.com)

La campaña 1953/54 fue la mejor de Amoedo en cuanto a regularidad. Tanto José Iragorri como Ricardo Zamora, técnicos que dirigieron de manera sucesiva al equipo, contaron siempre con él y le permitieron superar la cifra de los 2.100 minutos de juego. No pasó, eso sí, de los cinco goles anotados pero aquel Celta de los Pablo Olmedo, Carlos Torres o Mekerle no padecía problemas anotadores y se consiguió la permanencia con una mayor holgura que en el curso anterior. En aquel año fue cuando en más ocasiones se oyó pedir ‘manzás’ al ariete vigués. Su miedo a meter la pata cuando se alojaban en un hotel le conducía a no variar en ningún caso el postre.

Su origen humilde condicionó el que, seguramente, no dispusiera de medios para formarse tanto como le hubiese gustado

En la campaña 1954/55 Amoedo comenzó como titular pero la eclosión de Mauro le iba a complicar mucho las cosas. Hasta la octava jornada el vigués se mantuvo como el nueve escogido por Zamora pero a partir de la semana siguiente en Nervión, Mauro se adueñó del puesto y desplazó a Amoedo al banquillo.

Doblete ante la Real

Con todo, allá por febrero y para recibir a la Real Sociedad en Balaídos, el Divino se volvió a decantar por Amoedo para la demarcación de ariete. Vigueses y donostiarras llegaban empatados a 20 puntos en la mitad de la tabla y buscaban un triunfo que les impulsase hacia la zona noble. Los temporales vividos durante el mes anterior en Vigo condicionaban el estado del terreno de juego, muy embarrado. Sin embargo la táctica defensiva visitante saltó por los aires a los dos minutos de juego, cuando Azpeitia fue trabado dentro del área. La pena máxima fue transformada por Pablo Olmedo, con lo que el conjunto visitante debía abrirse en busca del gol. Esto favoreció al Celta, que con Artime y Cerdá como motores, comenzó a llegar con peligro a través de sus extremos Gausí y Torres. Así, en el minuto 24 una buena jugada de Gausí  terminó con un rechace que Artime aprovechó para colocar el 2-0. Apenas seis minutos más tarde un pase en profundidad del propio Artime lo convertía Amoedo en el tercer tanto para los de celeste. La posible reacción visitante no llegaba y la expulsión de su delantero Paz a los 34 minutos de juego la iba a dificultar todavía más. Por si esto fuese poco Amoedo conseguía poco antes del descanso el 4-0, tras un buen pase de Olmedo.

1590839_RC_Celta_SAD
Alineación del Celta frente a la Real Sociedad (06/02/1955)

La segunda mitad se puede decir que sobró. El conformismo local y la impotencia de la Real Sociedad impidieron ver un buen espectáculo a la vuelta de vestuarios. A los nueve minutos de la reanudación los donostiarras iban a conseguir el gol del honor por mediación de Epi. En la jugada se lesionó el arquero céltico Adauto, que fue reemplazado poco después por Dauder. A los 27 minutos iba a llegar el definitivo 5-1, obra de Olmedo tras una sucesión de disparos y rechaces en el área blanquiazul. La victoria dejaba al Celta en séptima posición con 22 puntos, a tan solo dos de la cuarta plaza.

Sin recomendación

En cualquier caso la temporada no iba a ser buena ni para Celta ni para Real Sociedad, que salvaron la categoría con bastantes apuros. Los de Vigo tan solo sumaron un punto más que el Espanyol, equipo que ocupó puesto de promoción de permanencia. Los donostiarras, tras un pésimo tramo final, fueron el otro equipo que jugó la liguilla de seis que otorgaba dos plazas en la máxima categoría. Finalmente el descenso no se consumó, al lograr la segunda plaza tras las diez jornadas disputadas en la promoción.

Tras su doblete a la Real Sociedad, Amoedo no volvió a marcar en aquella temporada. Sus números, tras intervenir en un total de diez partidos de liga y uno de copa, no fueron buenos. Tampoco lo fueron en los dos cursos siguientes, los de máximo esplendor de Mauro con la casaca azul cielo. Nueve partidos entre la competición liguera y la del KO con un solo gol anotado fue su bagaje a lo largo de las dos últimas temporadas en las que militó en el Celta. El 30 de abril de 1957 Amoedo vistió por última vez la elástica celeste en un empate a cero frente al Condal en copa.

Amoedo4_50453156
Un once del Celta 1953/54 (Foto: todocoleccion.net)

En el verano de 1957 el club le dio la baja y Amoedo fichó por el Deportivo, por entonces en la División de Plata. Es famosa también su frase “No me quedo en el Celta por falta de recomendación”. En A Coruña, eso sí, aprovechó muy bien los minutos de los que disfrutó y materializó 15 goles que incluyeron un ‘hat trick’ y cuatro dobletes. Las últimas referencias que existen sobre su carrera profesional datan del ejercicio 1958/59, en el que defendió las camisetas del Extremadura y del Braga portugués.

Su miedo a meter la pata cuando se alojaban en un hotel le conducía a no variar en ningún caso el postre

Su fallecimiento se produjo en mayo de 1996, cuando contaba 74 años. De su paso por el Celta se recuerdan, más que su fútbol, la espontaneidad y la franqueza con las que hablaba. Su origen humilde condicionó el que, seguramente, no dispusiera de medios para formarse tanto como le hubiese gustado. Como resultado, sus palabras salían directamente de su alma y apenas pasaban por filtro alguno. No cabe duda de que, en el fútbol actual, Manuel Amoedo sería toda una joya para cualquiera que portase un micrófono a las puertas de un estadio de fútbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s