La temporada pasada, el runrún de Preferencia se despedía del equipo con un punto y seguido. En aquella ocasión, el equipo vigués se preparaba para volver a Europa diez años después, a las órdenes de Berizzo y con un proyecto que prometía continuar en la misma línea. Mucho ha llovido desde entonces, empezando por el propio runrún, que ahora tiene eco en Tinta Celeste. El Celta tocó el cielo con las manos, para acabar después la campaña con una sensación de decepción. No solo por las derrotas. También por el doloroso adiós del técnico. Se va Berizzo y, con él, parte del Celta. Esta vez no habrá continuación. Lo que viene es todo nuevo, inexplorado. Se avecinan cambios y, en un club que lleva más de un lustro en constante crecimiento, eso asusta.
Miguel Gallego | Tinta Celeste

Bajó el telón de manera menos brillante de lo que cabía esperar en una temporada histórica. La que llevó al Celta a su techo culminando una catarsis que comenzó hace diez años con el descenso y la entrada en ley concursal. Nadie imaginaba entonces que el equipo de Mouriño volvería a Europa e incluso flirtearía con los títulos una década después. Pero nadie imaginaba tampoco que el propietario de los designios del club provocaría una división sin precedentes cercanos en la masa social, e incluso en la ciudad, culminada con la despedida de Berizzo.

Plebiscito

El técnico avisó con tiempo: cuando se resolviese la situación deportiva del equipo, inmerso en su lucha por Europa, anunciaría su renovación o su marcha. Eligió con tino el momento. Justo antes del duelo contra la Real Sociedad con que terminaba la Liga, para poder despedirse desde el banquillo al que llegó sin experiencia, y del que se marcha con un currículum impresionante. Carlos Mouriño y su directiva apostaron por él en su día. Tras las negociaciones de los días anteriores, que nunca saldrán a la luz en su totalidad, queda la sensación entre el celtismo de que ya no se apostaba tanto por el argentino.

El intrascendente partido ante la Real Sociedad se convirtió en un plebiscito sobre la marcha de Eduardo Berizzo

Así que el intrascendente (uno más) partido contra la Real se convirtió en un plebiscito que evidenció la división de la afición. Es el de Mouriño un modelo presidencialista, en el que el presidente manda, prácticamente sin más cabezas visibles. Y en este tipo de modelos, la crítica siempre existe, y se concentra precisamente en su figura. No hay más. Hubo un sector de la afición que relacionó directamente el adiós de Berizzo con la gestión de la dirección. Y hubo otro que, a cada cántico al respecto, respondió con silbidos. No es algo habitual en Balaídos. Habrá que ver si el paso del verano templa los ánimos.

Piña

Sobre el campo, por suerte, la situación era otra. Los futbolistas no eran ajenos al gran cambio que se avecinaba, y mostraron su cariño al técnico. Iago Aspas, el buque insignia, el que va a seguir en el Celta juegue donde juegue, y juegue quien juegue, le dedicó su gol con un enorme abrazo. También Wass, que quiere renovar, al abandonar el partido. Tras el pitido final, una enorme piña dejó claro que este equipo, este que ha elevado hasta el infinito las expectativas deportivas e institucionales del club, hasta el punto de poner sobre la mesa proyectos faraónicos, estaba con Berizzo.

Iago Aspas, el buque insignia, el que va a seguir en el Celta juegue donde juegue, y juegue quien juegue, dedicó su gol a Berizzo con un enorme abrazo

Ahora llega la incertidumbre. Muchos son los rumores de futbolistas que podrían cambiar de aires. Otros vendrán, alguno ya lo ha hecho. Habrá que ver también si la nueva plantilla está dispuesta a dar hasta su última gota de sangre por el nuevo técnico, como dejó claro en los 60 partidos de esta interminable y agotadora temporada que acaba de terminar.

El tercer frente

Pero, como todo el mundo sabe, no todas las dudas que sobrevuelan la Praza de España son deportivas. Por si confeccionar un nuevo equipo, a cargo de un nuevo cuerpo técnico, con el reto de mantener al club en su techo histórico no fuese suficiente tarea, el club tiene otro frente abierto con la ciudad. La ciudad que le da nombre y que, a día de hoy, se propone abandonar.

El club tiene otro frente abierto con la ciudad. La ciudad que le da nombre y que, a día de hoy, se propone abandonar

La dirección llevó a cabo una campaña mediática para explicar sus propuestas, coincidente con los mayores retos deportivos de la historia del equipo. El alcalde no quiso entrar a debatirla, y retrasó sus declaraciones hasta el final de la temporada. Ahora es ese momento. No se sabe aun cuál será su postura pero, por lo que parece, la herida está muy abierta y será difícil de cerrar. Son muchos interrogantes, demasiados para un equipo que, en los últimos años, ha tenido una hoja de ruta bien marcada y encorsetada por las exigencias económicas y la mano de una directiva que no estaba en cuestión. Serán difíciles de responder, y el proceso se aventura largo y doloroso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s