El Atlético de Madrid es uno de los clubes no gallegos con los que el Celta posee una vinculación más antigua. Rebuscando en la hemeroteca se encuentran partidos de importancia capital frente al club colchonero ya en la década de los años 20 del siglo pasado. Uno de los primeros futbolistas que mejor escenificó este vínculo fue Rafael López Ventín. Al repasar la biografía de este zaguero —más conocido como Cabezo— son varios los nexos que, involuntariamente, estableció entre el club de la capital de España y el por entonces joven club vigués.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

Nacido en 1905 en la parroquia redondelana de Cesantes, Cabezo llegó al Celta cuando el club todavía no había cumplido los dos años desde su creación. Tenía por entonces 20 años y llegaba justo a tiempo para vivir la primera gran actuación de los de azul cielo una competición nacional. Sucedió en la Copa del Rey —por entonces Alfonso XIII— de 1926, en la que el Celta se impuso al Sporting de Gijón en su grupo tras un partido de desempate. A continuación superó a la Real Sociedad por un global de 4-3 en la eliminatoria de cuartos de final, lo que le otorgaba el pase a semifinales. Estas se disputaban en aquella época a partido único y al equipo que dirigía el británico Frank Cuggy le correspondió medirse al Atlético —Athletic por entonces— de Madrid en San Mamés. El choque, que llegaría a adquirir tintes dramáticos, finalizó con empate a dos goles, por lo que se acordó —algo que en 1926 todavía no estaba regulado— jugar una prórroga de 30 minutos divididos en dos tiempos.

Arquero improvisado

A poco de comenzar el tiempo suplementario una brutal entrada de Palacios a Lilo terminó con el hombro del arquero céltico fuera de sitio y sin posibilidad de curación inmediata. El encargado de reemplazarle bajo palos no fue otro que Cabezo, retrasando el delantero Rogelio su posición hasta la de zaguero. El redondelano, cuyo hermano —casualidades de la vida— jugaría como portero en el Celta a mediados de la década de los 40, mostró muy buenas habilidades en tan específica demarcación pero no pudo evitar el tercer tanto de los madrileños tras un disparo cruzado de Cosme. Con un hombre menos sobre el terreno de juego el Celta pudo y debió empatar, sometiendo al club de la capital a unos últimos minutos de agobio continuo que no tuvieron reflejo en el marcador. Aquella fue casi la presentación en sociedad de un Celta que todavía no llegaba a los tres años de vida, con Cabezo como uno de los grandes protagonistas del choque.

Cabezo2_n_celta_de_vigo_historia-10858655
Once que goleó 13-0 al Deportivo en Coia en diciembre de 1928 (Foto: halacelta.com)

En 1930 el buen zaguero intentó una aventura colchonera que apenas iba a tener recorrido. Fue un año en el que las lesiones no le permitieron rendir y su participación resultó testimonial en un equipo que por entonces estaba en Segunda. A la conclusión de la temporada Cabezo abandonó el Atlético y regresó al Celta para continuar una carrera que se iba a extender hasta 1936. Apenas se prodigó como goleador pero de los cuatro tantos que dejó con la casaca celeste, uno de ellos lo lograría también frente al conjunto rojiblanco en un encuentro correspondiente al curso 1931/32.

Cabezazo a la red  

Corría el mes de enero de 1932 y tocaba enfrentar la séptima jornada de liga en una Segunda División que contaba con diez equipos. El Celta, en mitad de la tabla con tres victorias y otras tantas derrotas, partía como favorito para derrotar al Athletic de Madrid, que contaba con un punto menos que los de Vigo. Pepe Planas alineó aquella tarde en Balaídos un clásico 2-3-5 de la época, con Lilo bajo palos y una zaga compuesta por Cabezo y Valcárcel. Armando, Vega y Paredes conformaban la línea media mientras que la delantera venía integrada por Reigosa, Nicha, Cupóns, Piñeiro y Polo. El once deja entrever una plantilla de perfil más bajo que en otras ocasiones, toda vez que ya se había retirado el gran Chicha y todavía no habían llegado al Celta figuras tan importantes como las de Venancio, Nolete, Machicha o Agustín.

Cabezo3_Atletico de Madrid 1930 1931
Cabezo, segundo por la izquierda, vistiendo la casaca del Atlético de Madrid (Foto: equiposdefutbol2.blogspot.com)

El primer tiempo ofreció continuas alternativas, con buenas oportunidades para ambos equipos. El Celta no consiguió rentabilizar sus fases de dominio y, pasada la media hora de juego, iba a encajar el primer tanto tras un potente disparo de Cuesta que no pudo rechazar Lilo. Los esfuerzos de los locales por igualar el choque antes del descanso no dieron resultado alguno.

Sus últimos años vestido de corto los disfrutó en el Berbés y el  CD Redondela

Tras el intermedio los de celeste trataron de intensificar su fútbol de ataque pero se encontraron con un rival respondón. A los pocos minutos de la reanudación Buiría conseguía el 0-2 que situaba las cosas muy cuesta arriba para los de casa. A partir de ese instante el conjunto madrileño se entregó a una férrea defensa mientras el Celta se lanzó en tromba a por el gol. Un gol que por fin llegaría a diez minutos de la conclusión, cuando Cabezo consiguió imponerse a la zaga visitante para rematar un córner y enviar el balón a la red. A lo largo de aquel curso el back céltico conseguiría otros dos goles más, una suerte en la que casi nunca se prodigaba. No quedaba ya demasiado tiempo pero los de celeste contaron con oportunidades suficientes para haber rescatado un punto. El guardameta atlético Isidro se encargó de desbaratarlas una tras otra y permitió que el Athletic de Madrid se llevase un triunfo que le servía para adelantar al Celta en la tabla.

Durante la República

La temporada no iba a deparar grandes alegrías en Casa Celta. El equipo finalizó en una pésima penúltima posición, tan solo por delante del Cataluña, club que se retiró y que, por tanto, figuró en la clasificación final con cero puntos. Curiosamente, la competición copera —Copa del Presidente de la República en aquel momento— iba de nuevo a dejar a los de celeste a las puertas de su primera final. Tras deshacerse del Nacional y del Sporting de Gijón, la derrota por 3-0 frente al Barcelona de Samitier en el choque de ida disputado en la ciudad condal obligaba a una gesta en Balaídos. Los de celeste, que cuajaron un muy buen partido, no pudieron remontar y se tuvieron que conformar con una victoria mínima por 2-1.

Cabezo5_atltico_de_madrid_los_jugadores-961364
Foto: colchonero.com

Cabezo, con algunos matices, todavía viviría vestido de celeste los complicados años que desembocaron en el ascenso de 1936. En enero de 1933 sus diferencias con la directiva propiciaron su salida durante unos meses al Burgas FC ourensano. Existen también referencias de que hacia finales de 1933 su nombre sonó con fuerza para fichar por algún club grande de Madrid o Barcelona, operación que nunca se llegó a concretar. Su campaña más completa fue la 1934/35, en la que participó en 21 encuentros oficiales con el club olívico. La Guerra Civil rompería para siempre el vínculo entre el redondelano y el Celta, que cuando regresó a la competición en 1939 ya no contó con sus servicios. Sus últimos años vestido de corto los disfrutó en el Berbés y el  CD Redondela, club de su localidad natal, a la que siempre quiso con locura. La leyenda cuenta que en una ocasión renunció a la posibilidad de acudir a una convocatoria con la selección española porque coincidía con unas fiestas por la zona en las que se repartía empanada gratis.

Cabezo consiguió imponerse a la zaga visitante para rematar un córner y enviar el balón a la red

Rafael López Ventín representa una de esas figuras míticas que el paso del tiempo nunca podrá difuminar. En total fueron diez temporadas en Vigo en las que mostró su contundencia como defensa y en las que el Atlético de Madrid se cruzó en su camino en más de una ocasión. Con todo el mérito que merece cualquier futbolista que se batiese el cobre en aquella época, resulta tremendamente gratificante recordar a una figura como la del gran Cabezo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s