La famosa delantera eléctrica que tantas tardes de gloria dio al Celta a finales de los años 40 del siglo pasado dejó nombres escritos con letras de oro en la ya casi centenaria historia del club olívico. Uno de ellos fue el de Eduardo Sobrado, futbolista que despuntó mientras vistió la casaca celeste, aunque con posterioridad no llegó a alcanzar los éxitos que se le auguraban por entonces.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

Sobrado, natural de la capital de España, llegó con 22 años al Celta de Ricardo Zamora. Jugaba como interior y destacaba por poseer una notable calidad técnica, que se complementaba con una nada despreciable relación con el gol. Sus buenas actuaciones en el Deportivo Manchego le sirvieron como trampolín para fichar por la Gimnástica Segoviana, último equipo en el que militó antes de incorporarse al Celta. Sucedió en la temporada 1947/48 aunque ante su segura falta de minutos fue cedido —junto con Adolfo Atienza— al Berbés, por lo que no llegó a debutar con la casaca celeste en un curso en el que se alcanzó la recordada final de copa ante el Sevilla.

Interior eléctrico

Durante la campaña siguiente ya disfrutó de alguna que otra oportunidad, lo que le permitió anotar dos goles en liga y uno en la competición del KO. En cualquier caso, sería en el ejercicio 1949/50 en el que Sobrado iba por fin a convertirse en pieza importante en el esquema del conjunto céltico, dirigido no ya por El Divino sino por Luis Casas Pasarín. La delantera eléctrica, compuesta por Atienza, Hermidita, Mekerle, Sobrado y Vázquez, llevó al club olívico a las mismísimas puertas del título liguero. Tras derrotar por 5-2 al Real Madrid en Balaídos al paso por la jornada 22 el Celta afrontaba las cuatro últimas fechas situado en lo más alto de la tabla clasificatoria. Lamentablemente no se pudo sumar un solo punto más y los de Pasarín hubieron de conformarse con una insulsa séptima plaza. Sobrado, además de jugar 25 de los 26 partidos de liga, contribuyó con nueve tantos a que los de celeste peleasen hasta el tramo final por conquistar la liga.

Sobrado5_descarga
Sobrado, tercero por la derecha en la fila superior, en un Celta de los 50 (Foto: fameceleste.com)

Las cosas iban a transcurrir de modo muy diferente en la temporada 1950/51, en la que los de Vigo se movieron siempre lejos de los primeros puestos. A finales de marzo de 1951, al paso por la jornada 26 de aquel curso, el Celta llegaba a La Rosaleda para visitar a un Málaga que se encontraba en la tabla igualado a puntos con los de celeste. Ambos aparecían en la zona media de la tabla pero con apenas dos puntos de margen sobre el Espanyol, cuarto clasificado por la cola y en puesto de promoción de descenso.

Clase en La Rosaleda

Muy pronto iba a irrumpir en el césped la calidad de Eduardo Sobrado. Con apenas tres minutos de juego transcurridos el fino interior madrileño se descolgó hasta el extremo y sacó un preciso centro que remató muy atento Mekerle. El guardameta López, sin tiempo para reaccionar, no pudo hacer otra cosa que recoger el balón de sus redes. El Málaga, a pesar del golpe, no se amilanó e iba a lograr enseguida la igualada. Al filo de los 20 minutos de juego, una falta de Gabriel Alonso sobre Bazán en el interior del área viguesa fue castigada con una pena máxima que transformó Torres. Simón, arquero céltico, desvió la bola sin la contundencia suficiente y, tras tocar en el palo, el esférico traspasó la línea de gol.

1633950_RC_Celta_SAD
Alineación del Celta en La Rosaleda (25/03/1951)

El Celta, consciente de la importancia de los puntos en juego, tomó las riendas e impuso su dominio hasta el final de la primera mitad. Sobrado, el mejor de los 22 futbolistas aquella tarde en La Rosaleda, iba a convertirse en decisivo un minuto antes del intermedio. Una arrancada suya desde el centro hacia la derecha sirvió de prolegómeno del segundo tanto céltico. El interior celeste vio la salida en falso del arquero local y envió un centro-vaselina que le dejó sin capacidad de reacción y se coló en su portería. Fue un gran gol que colocaba a los de Vigo en ventaja en un momento psicológicamente muy importante.

Conocido por sus compañeros como El Chato, en el mes de abril de 1951 abandonó el Celta y se incorporó a las filas del Real Madrid

La segunda mitad ofreció unos parámetros muy diferentes, condicionados por la ventaja visitante. El Celta, que vio como su arquero Simón era sustituido por Marzá nada más saltar al terreno de juego, se entregó a una defensa a ultranza de su marco con los Lolín, Sansón y Alonso marcando territorio. El Málaga, impotente, tan solo dispuso de una buena oportunidad para empatar pero el disparo de Rodríguez fue repelido por el palo. El 1-2 final mantenía a los olívicos en la zona media y hacía caer a los de la Costa del Sol a zona de promoción de descenso. Una posición que los andaluces finalmente no iban a poder esquivar y que les condenaba a jugar una durísima liguilla en la que serían finalmente superados por Las Palmas y Zaragoza. El Celta —que sumó cuatro puntos más que los andaluces— consiguió mantenerse sin excesivos apuros, circunstancia que facilitó en gran medida su victoria en La Rosaleda.

Sobrado2_España 1951 06 17
Sobrado, segundo por la derecha en la fila inferior, con España en el estadio Rasunda (Foto: equiposdefutbol2.blogspot.com)

Internacional y merengue

Sobrado completó de nuevo una temporada magnífica y, con 12 tantos, destacó como el segundo máximo anotador de los de celeste. Conocido por sus compañeros como El Chato, en el mes de abril de 1951 abandonó el Celta y se incorporó a las filas del Real Madrid, equipo con el que afrontó la Copa del Generalísimo. Con los de blanco jugó al completo octavos, cuartos y semifinales, ronda esta última en la que el conjunto merengue fue apeado por la Real Sociedad. La rutilante temporada del interior madrileño le permitió entrar en una convocatoria con la selección española, con la que jugó los 90 minutos de un amistoso ante Suecia en el estadio Rasunda de Estocolmo. El partido finalizó sin goles y Sobrado, bajo la dirección de Luis Iceta, compartió cancha con los Ramallets, Basora, Gaínza o Zarra. Cabe recordar que apenas un año antes España había regresado del mundial de Brasil con una brillantísima cuarta plaza.

Sería en el ejercicio 1949/50 en el que Sobrado iba por fin a convertirse en pieza importante en el esquema del conjunto céltico

La operación por la que Sobrado —junto con el zaguero Gabriel Alonso— recaló en el Real Madrid permitió la incorporación al Celta de Pablo Olmedo, futbolista que daría muchas tardes de gloria a la afición de Balaídos. Sin embargo las cosas se iban a torcer para el fino interior madrileño tras su retorno a la capital de España. En el Real Madrid nunca consiguió hacerse con un sitio fijo aunque durante el curso 1952/53 consiguió aportar seis tantos entre liga y copa en poco más de 1.100 minutos de juego. Dos temporadas en el Málaga y el Racing de Santander dejaron paso en 1955 a su fichaje por el Betis, por entonces en Segunda. En el equipo andaluz destapó su vena goleadora durante dos sensacionales campañas, en las que convirtió un total de 38 goles en liga.

Sobrado3_La-delantera-bética-en-1957
Delantera bética en 1957. Sobrado, segundo por la izquierda (Foto: manquepierda.com)

Quizás le faltó un pequeño paso para haber triunfado en uno de los ‘grandes’ de la época. La eclosión que vivió en la delantera eléctrica del Celta entre 1949 y 1951 le catapultó hacia la primera línea y le posibilitó jugar en el Real Madrid de la época justo anterior a la llegada de Alfredo Di Stéfano. Pero lo que es evidente es que su calidad y su olfato goleador se pusieron de relieve siempre que lució la casaca celeste. Tal y como sucedió en aquella tarde de marzo de 1951, en la que Eduardo Sobrado fue, con mucho, el mejor sobre el césped de La Rosaleda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s