La época en la que los Karpin, Mostovoi y compañía dejaron su sello en Vigo se caracterizó por un fútbol en el que la parte lírica predominaba sobre la pragmática. Cuando en el verano de 2002 se rompió el vínculo entre el Celta y Víctor Fernández se buscó un técnico que pudiese compensar ese desequilibrio. El elegido, Miguel Ángel Lotina, no tardó en dejar ver sus señas de identidad. Y con apenas cuatro jornadas de liga consumidas, los de Vigo iban jugarse el liderato en campo del equipo más práctico del momento —y vigente campeón de liga—, el Valencia de Rafa Benítez.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

El arsenal ofensivo con el que había contado el club olívico durante las cuatro campañas anteriores permitió etiquetar al Celta como un equipo de clara vocación atacante y de carácter sumamente atractivo para el espectador neutral. Como contrapartida cabe señalar que en ninguna de esas cuatro campañas el equipo dirigido por Víctor Fernández consiguió encajar menos de un gol por partido. Como ejemplo se puede acudir al curso 1998/99, en el que el Celta probablemente exhibió su fútbol más vistoso, pero en el que se cedió plaza para la Champions League a equipos menos anotadores. El Mallorca de Cúper —48 goles marcados— se quedaba muy lejos de los 69 tantos convertidos en aquel curso por el Celta pero las 10 dianas menos encajadas —31 de los bermellones por 41 de los de celeste— le permitieron terminar con dos puntos más en la tabla clasificatoria, cifra suficiente para acceder a la máxima competición continental.

El fichaje de Miguel Ángel Lotina respondía un poco a este problema. El técnico de Meñaka, cuyos principios se basaban en el pragmatismo, pretendía poner un candado a la portería viguesa sin que el engranaje ofensivo se viese perjudicado en exceso. Como decía Tim, seleccionador peruano en 1982, el fútbol es una manta corta. En Vigo, desde la llegada de Víctor Fernández, siempre preocupó más el calorcito de los pies y lo que Lotina pretendía no era otra cosa que estirar la manta hasta la mismísima coronilla. Sin embargo, a pesar de que esperaba un año con más bostezos que fútbol de salón, lo cierto es que en cuanto a rendimiento en puntos la mano del preparador vasco se iba a notar para bien.

Hormigón en Mestalla

El inicio de curso dejó tres victorias y un empate durante las cuatro primeras jornadas. En la Copa del Rey se dejó atrás al Burgos por un escueto 0-1, mientras que en Copa de la UEFA se eliminó sin alardes al Odense por un global de 2-1. El encuentro de vuelta de esta eliminatoria se disputó en Dinamarca, justo tres días antes de rendir visita a Mestalla. El Valencia de Rafa Benítez, campeón de liga pocos meses antes, sumaba también diez puntos en cuatro encuentros, además de sendas victorias en sus dos primeros partidos de Liga de Campeones. Como único lunar en su inicio de temporada destacaba la derrota ante el Deportivo en la Supercopa de España, disputada en agosto.

1643030_Valencia_CF_SAD
Alineación del Valencia (06/10/2002)

Se puede calificar este partido, por mucho que tan solo se tratase del octavo compromiso oficial en el que Lotina se sentaba en el banquillo céltico, como la máxima expresión de la idea futbolística del de Meñaka. Resulta complicadísimo conseguir un mayor premio exponiendo tan poco sobre un terreno de juego. El trivote que conformaban Giovanella, Vagner y Luccin condicionaba el planteamiento de juego, completamente centrado en evitar que el equipo local se aproximase a las inmediaciones de Pablo Cavallero. El mediocentro francés actuaba como secante de Pablo Aimar aunque aquel Valencia tampoco destacaba por la creatividad de su mediocampo.

Penaltis decisivos

Con todo, el recurso del gigantón John Carew bien pudo haber resultado argumento suficiente para tumbar el planteamiento del técnico céltico. Cavallero evitó el gol del noruego en las dos oportunidades en las que debió intervenir en el primer tiempo. Además, un dudoso penalti de Berizzo sobre Carew ofreció al Pipo Baraja una oportunidad inmejorable para adelantar a su equipo. Pero Cavallero, todo un maestro en el arte de detener penas máximas, consiguió descentrar al centrocampista che y abortó su lanzamiento al lanzarse a su izquierda. Los de Vigo se llevaban un milagroso 0-0 al descanso, además de siete tarjetas amarillas. Y aunque Lotina llevaba apenas dos meses dirigiendo al equipo quedaba claro que la lírica parecía ya formar parte del pasado.

1643027_RC_Celta_SAD
Alineación del Celta (06/10/2002)

La segunda mitad se convirtió en un asedio sobre la puerta de Cavallero. Un claro penalti por agarrón de Berizzo a Carew no fue, en esta ocasión, castigado por el colegiado. El Celta apenas salía de su campo, aunque el Valencia gozó de menos oportunidades que en la primera mitad. Con todo, en el minuto 80 se señaló un nuevo penalti —tan inexistente o más que el primero— de Berizzo a Carew. Baraja, a pesar de su error anterior, asumió de nuevo la responsabilidad del lanzamiento. En esta ocasión lo lanzó a la derecha del guardameta céltico, quien una vez más adivinó su intención y evitó el tanto valencianista. Parecía increíble que los de Vigo saliesen indemnes de Mestalla pero lo que nadie esperaba era que incluso se fuesen a llevar los tres puntos. En el tiempo añadido una jugada entre Catanha y el Chacho Coudet dejó al volante celeste mano a mano frente a Cañizares. El argentino, en uno de los escasísimos servicios que se le recuerdan vestido de celeste, fue derribado por Cañete y Rodríguez Santiago no dudó en señalar pena máxima. Dado que Catanha y Mostovoi habían errado un lanzamiento de máximo castigo en la semana anterior fue Vagner el encargado de la ejecución. De manera increíble, Mestalla asistió al tercer penalti errado en aquella tarde. La diferencia con respecto a los anteriores radicó en que el rechace de Cañizares fue aprovechado por el propio Vagner para empujar a duras penas el balón a la red y asegurar los tres puntos que concedían el liderato a los de Lotina. El club olívico no conocía la victoria desde hacía 20 años, cuando un gol de Andrés incendió el estadio Luis Casanova.

Valencia2_35822941
Un once del Celta durante el curso 2002/03 (Foto: todocoleccion.net)

Filosofía Lotina

En rueda de prensa Lotina, con su habitual expresión tristona, admitió que la suerte había estado del lado de los suyos. Rafa Benítez declaró que de 100 partidos como ese lo habitual sería ganar 99. Pero lo cierto es que, más allá del conservadurismo de los visitantes, el Valencia se había encontrado con la horma de su zapato. El equipo más práctico del momento sufría una derrota ante un bloque en el que ahora primaba la contención sobre la fantasía.

Lo que Lotina pretendía no era otra cosa que estirar la manta hasta la mismísima coronilla

En cualquier caso, aquel liderato no duró. El Celta sumó tan solo un punto en los tres partidos siguientes y durante el resto de primera vuelta avanzó a tirones, a pesar de lo cual en ningún momento cayó más abajo de la sexta plaza. En los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA se perdió ante el Celtic de Glasgow, justo un mes después de la eliminación copera ante el Numancia. Quizás porque las sensaciones no acababan de ser buenas se incorporó durante el invierno a Ahmed Hossam Hussein Mido, delantero que se iba a acoplar a las mil maravillas al esquema del técnico vasco.

Valencia3_Cavallero Celta
Cavallero detuvo dos penaltis a Baraja en Mestalla (Foto: yojugueenelcelta.com)

Durante la segunda vuelta tan solo se sufrieron cuatro derrotas, la última de ellas ya intrascendente. En la penúltima jornada el Celta se imponía a la Real Sociedad en Balaídos y certificaba su clasificación para la eliminatoria previa de la Liga de Campeones. A pesar de haber recibido un extraño 5-0 en Villarreal, con 36 goles encajados el club olívico se convirtió en el segundo menos batido —tan solo superado por el Valencia con 35—. Los 45 tantos anotados fueron muy bien gestionados en esta ocasión y permitieron alcanzar la nada espectacular cifra de 61 puntos, que en aquella campaña bastó para conseguir la cuarta plaza. Lo que sucedería durante el curso siguiente ya fue otra historia bien diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s