Termina el año y lo hace con un golpe de autoridad del Celta. Una victoria en el escenario idóneo, el estadio del eterno rival, y con varios mensajes: el equipo vigués se consolida como rey de los derbis, intratable en los últimos cuatro años con una única excepción; deja patente su diferencia con los equipos llamados a eludir el descenso, con una pegada y una solidez que, probablemente por primera vez esta temporada, queda plasmada sin discusión; y se permite mirar otra vez, con algo menos de timidez, hacia esos puestos que se fijaron como objetivo a principios de temporada y que necesitaban una actuación así para ser algo más creíbles. Todo ello gracias a la victoria en o noso derbi. ¿Alguien se atreve a asegurar que un clásico no vale más que tres puntos?
Miguel Gallego | Tinta Celeste

Un soplo de aire fresco, un espaldarazo, veremos si definitivo, hacia el proyecto de Unzué que hasta la fecha no era más que eso. Con todo ello se marcha el Celta de vacaciones de Navidad. Unos días para coger fuerzas en medio del tramo competitivo más exigente de la temporada, que se va a llevar de otra manera tras la importante victoria en el derbi. Porque, aunque solo se trate de una victoria, más allá de su importancia anímica, el triunfo en Riazor arroja unas cuantas conclusiones más palpables.

La delantera, bien engrasada

No es ningún secreto que el éxito del Celta depende, en gran medida, de su pegada. La delantera lleva varios años sosteniendo un ritmo anotador de otro tiempo, y no se ha visto afectada por el cambio de cromos, que se llevó de Vigo dos futbolistas consagrados como Nolito y Orellana, brillantemente sustituidos por dos jugadores con todo el futuro por delante, pero con un presente muy serio: Pione Sisto y Maxi Gómez apenas superan la veintena, pero parecen auténticos veteranos sobre el campo. De las botas del danés, el mejor asistente de la Liga, han salido una barbaridad de goles. Y no es menos sorprendente la aportación anotadora de Maxi Gómez, que además está empezando a hacer algo más que empujarlas. Como muestra, la jugada del segundo gol de Riazor, que el uruguayo les birló a los dos centrales del Deportivo para disfrazarse de rey mago y darle un pase en bandeja a Iago Aspas.

Iago Aspas sonríe y, con él, todo el celtismo. Vive el mejor momento de su carrera y ya se empieza a hablar de él como el mejor futbolista de la historia del Celta

Y luego está Iago Aspas. No se le puede meter en el mismo saco que a sus compañeros. Es que, en realidad, no se le puede meter en otro saco que no sea el de Leo Messi, único jugador que lleva más goles que el moañés en Liga. Y eso que Aspas no vio puerta hasta la octava jornada del campeonato, cuando dejó de jugar pegado a la banda. Iago Aspas sonríe y, con él, todo el celtismo. Vive el mejor momento de su carrera y ya se empieza a hablar de él como el mejor futbolista de la historia del Celta. Y, salvo catástrofe, va a acabar la temporada en el Mundial de Rusia. No hay mucho más que añadir.

La asignatura pendiente de la defensa

El Celta apoya sus prestaciones en la generación de peligro. De él vienen las ocasiones y, de ellas, los goles. De ahí que busque defender con balón, según el ideario de Juan Carlos Unzué. Sin embargo, hay fases durante los partidos en las que el equipo no es capaz de mantener la posesión, y sufre muchísimo porque, llegado el balón al área, vienen los problemas. En el derbi se vio tras el 0-1 y, después, con 0-3 llegó la relajación, el error defensivo y el gol de Andone que a punto estuvo de darle alas al Deportivo, como ya ocurrió antes otras veces con una ventaja de tres goles. Afortunadamente, el Celta también está madurando algo a nivel defensivo. Sigue dando facilidades, pero no concede tantos goles en esas fases de agobio a las que se ve sometido. Contra el Deportivo consiguió capear el temporal y hacerse con la posesión en los últimos minutos, clave para no tener ningún susto y cerrar un partido importante.

Los cambios que vienen

Se rumorea, y mucho, que el equipo se va a reforzar en el mercado de invierno. Y no tanto porque sea un deseo de la dirección deportiva el de aumentar la plantilla, sino porque va a haber salidas. Y va a haberlas porque hay futbolistas que no cuentan y quieren hacerlo. Es el caso de Guidetti, Hjulsager y Roncaglia. Los primeros podrían abrir la puerta de entrada a algún hombre de ataque. Seguramente algo de fondo de armario. El caso de Roncaglia es diferente. Obligará a incorporar otro defensa, probablemente un lateral para complementar a Jonny y Hugo Mallo, que se van a quedar solos.

El fichaje de algún defensor de nivel podría ayudar, y mucho, a mejorar el equilibrio del equipo y, con ello, los resultados

No está en la naturaleza de estas líneas darle instrucciones a la dirección deportiva del Celta. Sin embargo, una lectura rápida de este runrún deja entrever dónde pueden estar las necesidades del equipo en caso de que la aspiración de pelear arriba sea seria. En ese caso, probablemente fortalecer la defensa no debería ser una cuestión cuantitativa y sí cualitativa. El fichaje de algún defensor de nivel podría ayudar, y mucho, a mejorar el equilibrio del equipo y, con ello, los resultados. Y no sería tirar la casa por la ventana, teniendo en cuenta que un buen defensa del nivel que necesita el Celta no va a tener nunca un precio desorbitado como, yo que sé, catorce millones de euros. Sería asumible y, viendo lo que facturó el equipo en la última Europa League, una inversión que puede merecer la pena. Ahora ya es cuestión de otros lo de echar números y estudiar posibles inversiones que, por otra parte, es una de las ocupaciones preferidas de la dirección del Celta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s