El amor a unos colores no siempre recibe una recompensa proporcional. A lo largo de la historia se pueden encontrar ejemplos que dejan bien claro que las historias de amor, en ocasiones, no duran mucho más que un suspiro. Un claro ejemplo se puede localizar en los años 50, en los que la pasión y la ilusión que sentía Odilo Bravo por el azul celeste no bastaron para que su papel como inquilino del banquillo céltico durase más allá de unos pocos meses.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

Nacido en Anllo, parroquia de O Carballiño, en 1916, Odilo Bravo se vistió de corto en equipos como Peña Colón, Rápido Alameda o Rápido de Bouzas. Con apenas 34 años obtuvo el título de entrenador regional en Cataluña y, tan solo un año más tarde, el nacional en Burgos. Lógicamente sus años como futbolista en el entorno de la ciudad de Vigo le marcaron a fuego, lo que dejaría un fuerte sentimiento celtista en su corazón para el resto de su vida.

En 1952, quizá demasiado pronto, le llegó la gran oportunidad de su vida. El Celta, que en el curso anterior había superado una mala primera vuelta, iniciaba un nuevo proyecto con cambios en la dirección del club y en el banquillo, al que se incorporaba el jovencísimo técnico carballinés.

América celeste

Y es que la temporada 1952/53 no iba a resultar fácil en Casa Celta. Tras las elecciones a la Presidencia celebradas en el verano de 1952 llegaba Manuel Prieto, quien nada más aterrizar en el club olívico organizó una gira por América. Además de los lógicos ingresos que esta medida aportaba al club, se aprovechaba el viaje para que el equipo se dejase ver en países como Cuba, Guatemala o El Salvador, en los que residían tantos y tantos gallegos que se habían visto abocados a la emigración.

Odilo2_odilo america
Expedición del Celta que viajó a América en agosto de 1952 (Foto: fameceleste.com)

Se trataba de una oportunidad única para todos aquellos emigrantes, en una época en la que poder ver de cerca a un equipo de su tierra era poco menos que imposible. Equipos como el Palermo y el Comunicaciones guatemaltecos, el Fas salvadoreño  o los cubanos Marianao o Juventud Asturiana libraron duelos con los de celeste a lo largo de todo el mes de agosto. Y eso por no hablar de actos sociales como la recepción en el Centro Gallego de Cuba, donde se acogió y agasajó cariñosamente a la expedición céltica. La gira, de la que se regresó el 31 de agosto de 1952, impediría a los de Odilo Bravo realizar una pretemporada con un mínimo de garantías. Y eso se tenía que notar.

Odilo Bravo tan solo volvería a entrenar en la máxima categoría en 1955, cuando reemplazó a Alejandro Scopelli en el banquillo del Espanyol

Los inicios de liga, tremendamente irregulares, situaron al equipo en la zona media-baja de la tabla. En casa se consiguieron sacar adelante partidos frente a Valladolid, Deportivo, Málaga y Zaragoza pero los pinchazos ante Espanyol y Barcelona exigían puntuar a domicilio para mantenerse en una situación tranquila. Esto no sucedió durante las primeras 11 jornadas, en las que el Celta no pudo sumar un solo punto como visitante. Las cifras lejos de Balaídos —3 goles a favor y 18 en contra— hablaban por sí solas del desastre defensivo en que se transformaba el equipo cada vez que se alejaba de su feudo.

Varapalo en Donosti

Así se llegaba a Atocha el 14 de diciembre, en un preocupante decimotercer puesto en la tabla o, lo que era lo mismo, zona de promoción de descenso. La Real Sociedad, dirigida por José Ignacio Urbieta, miraba más hacia arriba y ocupaba la séptima posición con tres puntos más que los de Odilo Bravo. El técnico ourensano situaba a Dauder bajo palos, con Otero, Lolín y Vilariño como zagueros. Por delante Villar y Juan Francisco gestionaban la medular y trabajaban para la línea de vanguardia que ocupaban Pineda, Vázquez, Amoedo, Hermidita y Atienza. El esquema, clásico en la época, no buscaba blindar la portería de Dauder, lo que hubiese resultado lógico si se tuviesen en cuenta las pésimas estadísticas de los de Vigo lejos de Balaídos.

Odilo3_odilo
Manuel Prieto y Odilo Bravo, presidente y entrenador del Celta durante la temporada 1952/53 (Foto: yoentrenealcelta.blogspot.com)

De esta manera los donostiarras iban a dominar el partido a placer. Al madrugador tanto de Echeveste respondió un par de minutos después Santiago Vázquez. Pero el empate céltico no iba a suponer más que un espejismo, ya que a los 14 minutos de juego iba a llegar el 2-1. Por si el mazazo no fuese lo suficientemente contundente, entre los minutos 24 y 35 la Real Sociedad iba a conseguir cuatro tantos más, que dejaban el partido finiquitado con casi una hora de juego por delante y volvían a poner de manifiesto que la organización defensiva del equipo no ofrecía los niveles mínimos de seriedad.

Equipos como el Palermo y el Comunicaciones guatemaltecos, el Fas salvadoreño  o los cubanos Marianao o Juventud Asturiana libraron duelos con los de celeste a lo largo de todo el mes de agosto

En la segunda mitad el Celta jugó más suelto y, al menos, consiguió que Iñaki Eizaguirre —arquero realista y futuro técnico celeste— tuviese que recoger el balón de sus redes en un par de ocasiones. Con todo, el resultado final de 7-3 no dejaba lugar a las dudas. El Celta tenía un problema serio fuera de casa y urgía buscar soluciones a la hemorragia defensiva que presentaba el equipo. Una semana más tarde se consiguió por fin sumar un punto en la visita al Sporting y, para estrenar el año nuevo, se ganó por 4-0 al Sevilla en Balaídos.

Carambola salvadora

Por desgracia la reacción no tuvo continuidad y Odilo Bravo dimitió tras el empate a dos tantos ante el Athletic, al paso por la jornada 19. Una dimisión que fue aceptada por el club y que se hizo efectiva tras la derrota por 3-2 en Riazor, en el que fue el último encuentro en el que el preparador carballinés se sentó en el banquillo céltico. La larguísima gira americana pasó factura al equipo y urgía buscar un revulsivo.

Odilo4_manuel prieto perez
Los actos sociales no faltaron en la gira americana de 1952 (Foto: fameceleste.com)

Armando Márquez relevó al técnico ourensano, en lo que resultó un movimiento inútil a la hora de evitar la promoción de descenso. Una liguilla de permanencia para la que se buscó a un tercer técnico, el guipuzcoano Luis Urquiri, cuyo trabajo de última hora tampoco permitió al equipo terminar en una de las dos primeras plazas, única vía deportiva para mantenerse entre los grandes. Con el descenso consumado se salvaron los muebles en los despachos gracias a que el España Industrial vio impedido su acceso a Primera por su condición de filial del Barcelona.

Carrera efímera

A pesar de su juventud Odilo Bravo tan solo volvería a entrenar en la máxima categoría en 1955, cuando reemplazó a Alejandro Scopelli en el banquillo del Espanyol. Tal y como le había pasado en Vigo, su papel en el equipo periquito no pasó de discreto. Los de la ciudad condal, a imagen y semejanza del Celta dos años antes, se vieron abocados a disputar la liguilla de permanencia. Y, exactamente igual que sucediera en 1953, el club  catalán buscó un nuevo técnico para afrontar una promoción en la que sí alcanzaría el objetivo de mantener la categoría.

Odilo Bravo dimitió tras el empate a dos tantos ante el Athletic, al paso por la jornada 19

De esta forma se puso el punto final a la efímera carrera de Odilo Bravo como técnico de Primera División. El de Anllo fallecería casi medio siglo después, en 2004, cuando vivía en Málaga y ya se aproximaba a los 90 años. Sin duda, la pasión que sentía por el Celta merecía un recorrido más largo y exitoso al frente del club olívico. Pero la poca consistencia del proyecto que todavía comenzaba junto con aquella larguísima gira por América condicionó un curso en el que no se perdió la categoría gracias a un golpe de suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s