Siempre pasa. Llega un equipo lanzado, en racha, a un escenario que no se le da del todo bien. Visita a un rival teóricamente inferior, al que incluso ayudó a reforzarse en invierno, y respaldado por los resultados, mucho mejores en las últimas jornadas. Y se estrella. Vaya si se estrella. Se come una derrota dura, de esas que cuesta asimilar y que pueden afectar a la confianza del grupo. Sí, amigos, lo han adivinado: ese equipo fue el Celta, y ese maldito campo, Mendizorroza. Y por mantener las tendencias, hasta se mantuvo la genialidad de Aspas, que marcó un gol solo al alcance de un puñado de elegidos. Un gol insuficiente, porque nada es suficiente en Mendizorroza.
Miguel Gallego | TintaCeleste

No hay manera. El Celta no puede con el campo del Alavés. Bueno, de hecho le cuesta el Alavés también en Balaídos, pero por lo menos va sacando algo de vez en cuando. En Vitoria, ni de coña. Y esta vez, con la oportunidad de encadenar cuatro victorias consecutivas, tampoco hubo suerte.

Cómo alimentar una maldición

Lo cierto es que protagonizar un inicio como el del partido de Mendizorroza le da a un equipo todos los boletos para perder. El Celta fue un juguete en manos de los vascos, que tampoco necesitaron muchos alardes para matar el partido en dos ataques de los que peor consigue defender el Celta, con el balón volando de lado a lado y todos los celestes descolocados (Rubén acabó dentro de la portería) o incluso inmóviles (Jonny). De la defensa se ha hablado aquí un millón de veces. De Jonny, también. El de Matamá volvía a su banda natural por culpa de la lesión de Hugo Mallo, pero no mejoró sus prestaciones en ella. Al contrario.

Para cuando nos dimos cuenta de los cambios en la alineación de Unzué el partido ya iba dos cero, empaquetado y listo para llevar.

Por la izquierda jugó Mazan, que debutaba y parece un lateral correcto, pero que no ha venido a decidir partidos. Arriba, la novedad fue la primera ausencia del once de Sisto en lo que va de Liga. El danés, visiblemente sobrecargado de partidos, fue sustituido por Brais, y no por Emre Mor, como parece que ya empieza a ser costumbre. Pero claro, para cuando nos dimos cuenta de todo esto el partido ya iba dos cero, empaquetado y listo para llevar.

Mejoría insuficiente

Si algo se le reconoce a este Celta es su confianza, su fe inquebrantable y su convencimiento de ser candidato a las alturas a pesar de estar dando un rendimiento lamentable. Así que el equipo de Unzué no quiso saber nada de maldiciones ni de gafes y se echó a por el partido en la segunda mitad. Tarde, ya lo sé, pero lo hizo. E hizo méritos para acercarse en el marcador, méritos que no fueron suficientes, pero que engordan esa estadística que dice que el Celta siempre pierde por la mínima, o lo que es lo mismo, luchando hasta el final.

Un doble caño en una baldosa con remate certero a la base del palo. Tremendo

Esa lucha se la hay que reconocer a los hombres de ataque, que son el principal argumento para creer en el equipo. No suelen fallar, y aunque en Mendizorroza no estuvieron tan acertados como en otros encuentros, tampoco se fueron de vacío. La culpa la tuvo el golazo de Iago Aspas, que merece capítulo aparte.

Capítulo 3: el golazo de Aspas

En la mejor temporada de su carrera, Iago Aspas agota los calificativos. Ha alcanzado su madurez en año de mundial, e incluso mantiene el ritmo goleador de dos monstruos como Messi y Luis Suárez, los dos únicos que han marcado más goles que él. Y en Mendizorroza fabricó otra obra de arte. Un gol para guardar en las videotecas, para enseñar en las escuelas de fútbol. Un doble caño en una baldosa con remate certero a la base del palo. Tremendo. Explicado aquí pierde toda su esencia, hay que verlo. Es una pena que fuese parido en Mendizorroza, condenado a no servir para nada por culpa de una oscura maldición que nadie sabe de dónde viene ni por qué, pero que ni Iago Aspas es capaz de conjurar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s