El Celta goleó a un rival directo en su lucha por Europa. Es una victoria que no solo deja tres puntos en su casillero. Significa mucho más. Es un puñetazo en la mesa de un equipo que nunca dejó de creer, a pesar de que los números y las sensaciones futbolísticas no fuesen las mejores. Tras un resultado así es mucho más fácil decir que el equipo de Unzué tiene como objetivo la clasificación para la Europa League. A pesar de que, seguramente, seguirá teniendo las mismas virtudes y los mismos defectos que el día anterior al partido.
Miguel Gallego | TintaCeleste

No es ningún secreto que los resultados marcan el ritmo en esto del fútbol. Y los del Celta esta temporada son demasiado irregulares como para pensar que el vigués es un conjunto con la solidez suficiente para aspirar a la zona alta. Al menos es lo que se ha defendido en estas líneas durante toda la temporada. Ha tenido grandes resultados, pero también minutos y minutos difíciles de digerir, con un atasco de juego que se llevaba puntos a toda velocidad. Contra el Sevilla, los de Unzué mostraron su mejor cara. Y el momento y el rival, perfectos. El Sevilla parece, a día de hoy, el equipo menos en forma de los que se juegan la clasificación para Europa. Está a un partido de distancia. Tampoco les fue mejor la jornada a los que comenzaban a su alrededor. Y, además, los que vienen por detrás están perdiendo el paso. Europa parece un poquito más cerca.

El caso Mor

La previa no invitaba demasiado al optimismo, excepto porque el Sevilla de Montella, que no rota demasiado, estaba inmerso en su eliminatoria cumbre en la Champions. El Celta llegaba con nubarrones, en forma de castigo al díscolo Emre Mor. El segundo fichaje más caro de la historia del equipo, un chaval de 20 años, que había resistido la suplencia con aparente buena cabeza durante todo el curso, se acabó desmoronando. Una indisciplina lo apartó del once justo cuando había desbancado a Pione Sisto. La cosa olía a divorcio en el momento decisivo, en el que se juegan todas las cosas. Incluída la continuidad de Unzué, que parece en el aire.

Una sincera disculpa de Emre Mor, culpándose de todo lo sucedido y lamentando no poder ayudar a sus compañeros, allanaba el camino para reconducir la situación

Pero el equipo hizo de la necesidad virtud. A falta de Mor, Brais Méndez ha dado un paso al frente. Contra el Athletic marcó, y contra el Sevilla fue uno de los más destacados. Hace un par de meses parecía que su aventura en el primer equipo quedaba frenada, pero ha vuelto a irrumpir en La Liga como un elefante en una cacharrería. Además de calidad y buena actitud, también derrocha personalidad.

Pero puede que la mejor noticia se produjese media hora antes del partido en las redes sociales. Una sincera disculpa de Emre Mor, culpándose de todo lo sucedido y lamentando no poder ayudar a sus compañeros, allanaba el camino para reconducir la situación. Dado que el Celta está más enganchado que nunca a la lucha, todas las armas serán pocas. Y Emre Mor es una muy poderosa como para tenerla en la grada.

Iago Aspas de 9=2×3

Otra de las grandes noticias de la temporada está siendo Maxi Gómez, no cabe duda. Otro futbolista muy joven, que además parece que progresa a cada partido. Huele a gran negocio para el Celta. Pero acumula seis jornadas sin marcar, la última de ellas ausente por sanción. Y ante esta ausencia, exactamente igual que ocurrió en el partido de Las Palmas en la primera vuelta, Iago Aspas aprovechó para curar su propia sequía, también de cinco partidos, a base de goles. Otro hat trick que, además, sirve para relanzarlo en su carrera hacia el mundial y, lo que es más importante, cura una ansiedad que estaba perjudicando al Celta.

Las cifras de Iago Aspas en punta hablan por sí solas: seis goles en dos partidos. Tremendo

Seguramente, en los siete partidos que quedan, veremos otro Iago Aspas. Más confiado, más seguro de su juego y de su liderazgo. Eso sí, veremos a Iago Aspas escoltando a Maxi Gómez, posición en la que también marca, pero no tanto. Los beneficios de tener al uruguayo en punta son los que son. Pero las cifras de Iago en punta también: seis goles en dos partidos. Tremendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s