La ya casi centenaria historia de ‘O noso derbi’ da para rescatar innumerables historias. Hoy toca recuperar la del derbi de 1955, en la que el protagonista indiscutible fue Tomás Azpeitia, futbolista que alcanzó cierta relevancia en el Celta de los 50, el de los años previos a la ‘década oscura’ que se vivió más adelante en la División de Plata.
José Luis Rodríguez Sánchez | Tinta Celeste

Tomás Azpeitia, nacido en Ferrol en 1933, mamó celtismo desde pequeño ya que su tío militó en el club olívico a finales los años 40. Se trataba de Juan Vázquez, gran futbolista que pasó por el Atlético Aviación y llegó a debutar en un amistoso con la selección española. Conocido desde su paso por el equipo colchonero como la flecha ferrolana, el que fue abuelo del presentador Jesús Vázquez llegó ya muy veterano al Celta, donde vivió sus últimos años vestido de corto. Su retirada como futbolista en activo tuvo lugar en 1951, año en el que su sobrino Tomás Azpeitia ya jugaba en el Racing de Ferrol. Extremo izquierdo dentro de aquellas delanteras de cinco hombres del fútbol de hace más de medio siglo, Azpeitia se formó en el club de su ciudad natal durante tres temporadas y media. Allí consiguió jugar bastante si se tiene en cuenta su edad, al menos lo suficiente para que un equipo de la máxima categoría como el Celta se fijase en su calidad.

En diciembre de 1954 se cerraba el traspaso de Azpeitia al club olívico y nada más iniciarse el año 1955 el ferrolano debutaba en partido frente al Athletic. En el día de su estreno, sobre un Balaídos con mucho más barro que césped, el recién incorporado extremo izquierdo marcaba el único tanto del partido mediante un disparo cruzado que batía a Carmelo Cedrún. Dos semanas más tarde, el 23 de enero, el Celta de Ricardo Zamora recibía al Deportivo. Se jugaba la jornada número 20 sobre un total de 30 y los de celeste llegaban en una cómoda octava plaza, con un punto de ventaja sobre los rivales del norte, que eran novenos.

Azpeitia2_AZPEITIA TOMAS
Tomás Azpeitia jugó en el Celta años más tarde de lo que lo hiciera su tío Juan Vázquez (Foto: yojugueenelcelta.com)

El derbi de Azpeitia

El Divino dispuso sobre Balaídos un once en el que Adauto se situaba bajo palos. Quinocho, Lolín y Eliseo conformaban el trío de zagueros, apoyados en labores destructivas por Artime y Pepe Villar. El quinteto de ataque venía integrado por Gausí, Olmedo, Mauro, Azpeitia y Carlos Torres. Tomás Azpeitia no se ubicó aquella tarde como extremo y quizás por eso se encontró con más opciones de marcar que en otras ocasiones. En cualquier caso las lluvias caídas a lo largo de la semana dejaron el terreno de juego convertido una vez más en un barrizal, que conforme avanzaban los minutos se fue transformando en una auténtica chocolatera, lo que dificultó en gran medida el espectáculo que brindaron los dos equipos. El Deportivo, preparado por el que años más tarde sería seleccionador Eduardo Toba, contaba entre sus delanteros con el gran Pahiño y también con Arsenio Iglesias.

Su traspaso y el de otros hombres importantes como Mauro o Cerdá no fueron reemplazados con fichajes de garantías y el club vigués se marchaba a purgar sus pecados a Segunda

Así las cosas, el Celta salió a por todas y a los tres minutos ya había cobrado ventaja. Un impresionante disparo de Tomás Azpeitia se fue directo a la escuadra del marco defendido por Juan Otero, que nada pudo hacer para evitar el tanto. El Deportivo, que había salido con una táctica muy conservadora, no reaccionó y se dedicó a amontonar hombres en su área. Las continuas faltas de los visitantes, a las que se unía el mal estado del terreno de juego, impidieron que el Celta incrementase su ventaja antes del intermedio. El numeroso público congregado en Balaídos debía conformarse con la lucha de los dos equipos y con la emoción típica de los derbis. Y es que fútbol se vio bastante poco en aquella tarde de enero.

Azpeitia5_Alineación-Betis-Athletic-Liga-1958
Tras dejar el Celta Azpeitia fichó por el Betis. En la imagen, segundo por la izquierda en la fila inferior (Foto: manquepierda.com)

La segunda mitad transcurrió por los mismos derroteros, con un colegiado —señor Marrón Martín para más señas— que no ponía freno al excesivamente duro juego deportivista, lo que motivó que los locales se sumasen a la refriega. Con todo, fueron los de Zamora los que acumularon méritos más que suficientes para llevarse los puntos. Mauro y Azpeitia gozaron de buenas oportunidades para incrementar la ventaja céltica pero Otero, el mejor de los blanquiazules, retrasó la inevitable sentencia. Esta llegó a pocos minutos del final, tras una gran jugada personal de Azpeitia, quien desbordó a dos defensores visitantes antes de batir al arquero deportivista y colocar el definitivo 2-0. El ferrolano fue claramente el mejor de los 22 hombres sobre el terreno de juego y se apuntó un doblete que sería el único que consiguió con la casaca azul cielo.

Vaivenes

El Celta adelantaba al Hércules y se situaba séptimo mientras que el Deportivo caía hasta la duodécima posición al verse superado por varios equipos. Sin embargo, una buena recta final de los coruñeses les iba a permitir superar a los de Ricardo Zamora y terminar en la séptima posición, con 30 puntos. El Celta finalizó en la undécima plaza, con 27 puntos y a solo uno de los puestos de promoción de descenso. Azpeitia lo jugó casi todo hasta final de temporada y se postulaba como una pieza fundamental para el Celta de los años siguientes.

Azpeitia4_JUANITO VAZQUEZ
Juan Vázquez, ‘la flecha ferrolana’, falleció en 1957 (Foto: yojugueenelcelta.com)

Durante el curso 1955/56 el extremo ferrolano se ganó la confianza de Luis Urquiri, nuevo técnico olívico, para superar los 2.500 minutos de juego entre liga y copa. Curiosamente tan solo marcó cuatro tantos, los mismos que en la media temporada anterior. Con la llegada de Alejandro Scopelli su protagonismo disminuyó y al computar todas sus participaciones dentro de la campaña 1956/57 sale que participó en un total de 20 partidos completos, cuatro de ellos dentro de la competición del KO. Además tan solo pudo aportar un gol a un conjunto céltico que se salvó por los pelos del descenso.

Últimos años ‘dorados’

El 22 de abril de 1957 una muy mala noticia sacudía al conjunto vigués y, más concretamente, a Tomás Azpeitia. El Racing de Ferrol, tras disputar un partido de liga en Burgos, hizo parada en Cacabelos para jugar un amistoso. Allí mismo sufría un infarto su entrenador, que no era otro que Juan Vázquez, quien encontraba repentinamente la muerte a los 45 años. Azpeitia conocía el fallecimiento de su tío después de haber jugado en el Santiago Bernabeu en el partido que cerraba la competición liguera y en el que el Celta caía por 4-1 ante el Real Madrid de los Di Stéfano, Gento y compañía.

Azpeitia3_44679373
El doblete conseguido ante el Deportivo fue el único de Azpeitia con la casaca celeste (Foto: todocoleccion.net)

Las cosas volverían a rodar meses después para el extremo céltico, fundamental durante la temporada 1957/58 para que el Celta regresase a la zona noble de la tabla. Durante su última campaña vestido de celeste Azpeitia superó los 2.300 minutos de juego, si bien tan solo anotó dos tantos. El Celta de Pasarín, en su última gran temporada dentro de las doradas décadas de 1940 y 1950, finalizó en una meritoria séptima plaza apenas un año antes de que se consumase el doloroso descenso a Segunda. Para entonces Azpeitia ya se había marchado al Betis, equipo en el que nunca terminó de cuajar. Su traspaso y el de otros hombres importantes como Mauro o Cerdá no fueron reemplazados con fichajes de garantías y el club vigués se marchaba a purgar sus pecados a Segunda.

Extremo izquierdo dentro de aquellas delanteras de cinco hombres del fútbol de hace más de medio siglo, Azpeitia se formó en el club de su ciudad natal durante tres temporadas y media

Y es que dentro de las historias que dejan los derbis también merece la pena recordar la de Tomás Azpeitia. Su único doblete a lo largo de cuatro años como jugador del Celta llegó en una victoria sobre el Deportivo. Un triunfo que permitió sumar dos puntos que terminaron por resultar imprescindibles para lograr la permanencia en la máxima categoría en la ya lejanísima temporada 1954/55.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s