Nunca el desarrollo de un partido de fútbol se ajustó de tal manera al desempeño de uno de los contendientes durante toda la temporada. El Celta de Unzué ha sido en o noso derbi un reflejo del de la campaña 2017-18 que está a punto de terminar, y cuyo final se ha hecho larguísimo para un celtismo ya sin objetivos ni ilusión. Un equipo sin alma, que se aferró a la pegada de su delantera, especialmente el estado de gracia de Maxi Gómez, durante la primera mitad, para acabar cediendo la iniciativa y el dominio del juego, sin más ambición que mantener la exigua renta que consiguió a trompicones durante todo el campeonato. Sin éxito. Y cediendo puntos de forma dolorosa. Así ha acabado el Celta de Unzué una campaña y un derbi que comenzaron con ilusión.
Miguel Gallego | TintaCeleste

Parece que la alegría le está vetada al celtismo en este tramo final de la temporada. Y, por más que se quisiera motivar con la disputa de un derbi ya con casi nada en juego, la visita del eterno rival dejó un regusto amargo, el de otra oportunidad perdida. La oportunidad de despedir hasta nuevo aviso los clásicos con otra victoria que prolongase la hegemonía del Celta. El empate en el descuento dejó en evidencia el mediocre partido realizado, y la sensación de que este equipo carece del gen competitivo que le hizo codearse con los grandes no hace tanto. Justo el reflejo de toda la temporada.

Un peso pesado en la delantera

O noso derbi comenzó como la temporada. Con la ruidosa irrupción de Maxi Gómez, un completo desconocido que se ganó un papel principal en la temporada a base de goles y poca participación en el juego. Una única acción, un balón dividido en el que su físico venció al del portero Rubén, fue suficiente para que Maxi inscribiese su nombre en los derbis, y le diese al Celta una ventaja que intentó conservar durante todo el partido. Durante toda la temporada.

Tras el gol de remate directo, de olfato en el área, llegaba el fallo en la acción elaborada

Posteriormente, Maxi dispuso de una ocasión muchísimo más clara, que habría marcado la diferencia en el partido, pero que no fue capaz de transformar. Tras el gol de remate directo, de olfato en el área, llegaba el fallo en la acción elaborada, tras el recorte. Igual que durante toda la temporada, en la que cada racha de goles iba seguida de una sequía en la que el acierto parecía haberlo abandonado.

Incapaces de hacer daño con balón

Unzué volvió a contar con los hombres que, para él, mejor tocan el balón en el medio: Lobotka, Wass y Jozabed volvieron a dejar fuera del once al Tucu Hernández. Así que el Celta intentó hacerse con la posesión, tocar y tocar, generar superioridades para crear huecos arriba, y todo lo demás. Y no solo no lo consiguió, sino que acabó cediendo el control del partido y encerrado en el área propia, hasta que el rival consiguió empatar y aun generó alguna ocasión más para llevarse la victoria.

El Celta intentó hacerse con la posesión, tocar y tocar, generar superioridades para crear huecos arriba, y todo lo demás. Y no solo no lo consiguió, sino que acabó cediendo el control del partido y encerrado en el área propia

Es la historia de la temporada, que empezó con una idea, y acabó con otra muy distinta, la de aprovechar la velocidad de la gente de arriba y poco más. Y con el progresivo deterioro de los resultados que ello trajo aparejado. Es sintomático que, en un partido como o noso derbi, contra un rival de un estilo de juego bastante diferente al que el Celta pretendía desarrollar esta temporada, la posesión acabase técnicamente empatada, con un pobre 52,2% para el equipo que, además, actuaba como local. Un quiero y no puedo en toda regla.

La salsa del derbi

Mucho se habló durante las semanas previas de un derbi que podía ser a vida o muerte, sobre todo para un Deportivo que se jugaba la supervivencia, o no tener nada en juego, algo parecido a lo que acabó sucediendo. Así las cosas, y con los coruñeses descendidos, también se especuló con el posible pitorreo a su costa por parte del celtismo, que mira al vecino desde arriba desde hace unos cuantos años. Y en Balaídos sucedió lo inevitable, algo similar a lo ocurrido en la penúltima jornada de la temporada 2003-04 en la que el Deportivo derrotó al Celta por 3-0 y lo dejó con un pie en Segunda. Los cánticos relacionando al rival con la categoría de plata se reprodujeron en Balaídos durante todo el partido, mientras los visitantes aguantaban el chaparrón como podían esperando el momento de desquitarse, algo que consiguió Lucas Pérez en el descuento. Y, utilizando el argumento preferido de su bando, el coruñés celebró el tanto sacando seis dedos, los de los títulos del Deportivo del cambio de siglo.

El resumen de lo ocurrido en el derbi es que no trolea quien quiere, sino quien puede

El resumen de todo esto podría ser que no trolea quien quiere, sino quien puede. El deportivismo puede sacar pecho por los seis títulos que adornan su palmarés, y que llegaron hace ya muchos años. Y el celtismo puede presumir por tener el equipo que ha dominado la escena gallega desde que ambos volvieron a converger en Primera allá por el año 2012. Ambos argumentos son objetivos y no se van a ocultar. El fútbol es cíclico y, probablemente, volverá a dar la oportunidad a ambas aficiones de voltear la situación. El celtismo sueña con un título que perpetúe la progresión de los últimos años, y que estuvo muy cerca la temporada pasada. Un título europeo con el que podría haber contrarrestado el argumento de Lucas. Y el deportivismo se conjurará para que su equipo revierta la situación y pueda volver a Primera para intentar volver a ser juez del futuro celeste, como lo fue en 2003, cuando, además de los títulos, podía presumir de estar por encima de su rival. Mientras eso no ocurra, cada bando seguirá defendiendo sus argumentos con igual pasión y sin consenso posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s