Por segundo año consecutivo, se acaba la temporada y el futuro es una absoluta incógnita. Nadie sabe qué va a pasar en el Celta. No se sabe cuál es el perfil que el club quiere para su nuevo proyecto, ni con qué jugadores va a contar el nuevo técnico. Y eso, en un equipo con las ideas muy claras los últimos años, genera desconfianza.
Miguel Gallego | TintaCeleste

Se acabó la fallida temporada 2017-18. Se puede matizar, y mucho, si el décimo tercer puesto del Celta en la Liga se puede considerar un fracaso o una decepción. En ningún caso es un objetivo cumplido. Bueno, sí que lo es desde el momento en que el club defiende la permanencia como meta innegociable de cada temporada, y después ya se verá. Lo que se vio en esta campaña, con Unzué en el banquillo, fue un equipo sin una idea clara de juego y sin buenos resultados. Y eso llevó a la directiva a prescindir del entrenador cuando había un segundo año en su contrato. Esa es la clave para afirmar rotundamente que la campaña no ha sido un éxito ni siquiera para el Consejo de Administración.

El canto del cisne

Como si fuera una broma macabra del destino, el último partido del curso fue aquel en el que el equipo estuvo menos agarrotado, o al menos consiguió sobre el campo muchas de las cosas que se proponía. Con jugadores como Jozabed, que no se habían encontrado a sí mismos en toda la temporada, rindiendo de maravilla en una posición que no habían tocado. Con acierto máximo de sus delanteros, con los que vivió (y murió) el equipo durante toda la temporada. Con un juego solidario y solvente.

Como si fuera una broma macabra del destino, el último partido del curso fue aquel en el que el equipo estuvo menos agarrotado

Seguramente influyó en todo esto que la Liga estaba oficialmente cerrada. Que Celta y, sobre todo, Levante, podían relajarse sin nada en juego. Y ahí, sin presión, apareció el Celta reconocible, el que ha acuñado un estilo y una forma de ser a lo largo de los últimos años que esta temporada solo se ha vislumbrado muy de vez en cuando.

Cosas del fútbol

Y, terminada la competición, llega lo desconocido. El entrenador y su cuerpo técnico ya son historia. Habrá que ver qué sucede con la plantilla. Una plantilla con potencial para estar mucho más arriba, con jugadores muy cotizados que ahora tendrán suculentas ofertas. Y, como siempre sucede en estos casos, muchos futbolistas esgrimen el argumento de que quieren jugar en equipos que disputen competición europea. Hay que matizar una cuestión:  el Celta no la va a disputar porque ellos, esos mismos jugadores, han fracasado en su intento de clasificarse. Pero ahora pueden tirar de ofertas e irse a algún equipo que sí cumplió su objetivo. Es la ley del fútbol y habrá que acatarla, como siempre.

Una estampida de los pesos pesados del vestuario puede significar ya no el fin de un ciclo, sino de una era

Así que el fracaso del Celta en la búsqueda de su objetivo, que a estas alturas ya está claro que, por nivel de plantilla, no era la salvación sino Europa, puede ser su propia tumba. Una estampida de los pesos pesados de su vestuario puede ser ya no el fin de un ciclo, sino de una era. La que empezó con la imparable progresión del Celta desde su ascenso, y que dio su primer paso atrás serio esta temporada. La confección de la plantilla con que va a contar el nuevo técnico marcará el futuro a corto y a medio plazo del equipo. Y ahí, la dirección del club deberá decidir si quiere seguir apostando por un equipo ganador o centra todos sus recursos en una especulación inmobiliaria que, dicho de una manera suave, se la suda absolutamente a la mayoría de celtistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s